El zen data desde el siglo I d.C, cuando los principios chinos tuvieron contacto con la cultura budista.

Este hecho marco una pauta en el desarrollo espiritual de los seres humanos, ya que ambas culturas, transmitieron sus conocimientos filosóficos y espirituales. La filosofía zen fue acogida por el mundo oriental a través de Japón y de allí se transmitió al mundo occidental donde ha tenido gran auge.

El zen en si es considerado hoy día un estilo de vida.

Ha influenciado tanto al mundo occidental, que muchos actores y artista, as√≠ como personajes p√ļblicos la han adoptado como tal, una forma de vida. Los beneficios de esta forma de vida no solo alcanzan el nivel espiritual. Tambi√©n se solidifica cada d√≠a mas con la actitud zen.

A lo que hoy denominamos Zen, tiene varias subcategorias. No solo tendríamos el lado filosofico y de actitudes, sino que se han desarrollado escuelas de meditación zen.

Conoce los beneficios del zen y constuye habitos zen!

La práctica del zen, le permite al individuo la posibilidad de ver más allá de lo enteramente físico.

Lo ayuda a superar las ataduras del pasado y a centrar su atenci√≥n en el ‚Äúaqu√≠ y el ahora‚ÄĚ.¬†Muchas personas pierden tiempo en el pasado. No logran superar lo que ya ocurri√≥ y guardan muchos resentimientos.

Cuando esto sucede, el individuo deja pasar la oportunidad de ver las opciones que tiene a mano.

Esta nueva forma de vivir la vida viene a transmitir el valor del presente y lo que el individuo puede lograr centrando sus energías en él. Unos de los grandes beneficios que trae para tu vida conocer y aplicar la esta filosofía, es liberar tu mente de ataduras.

Con la actitud zen te muestra la forma de cómo lograr superar barreras, que en muchas ocasiones son impuestas por el mismo individuo. En la vida generalmente, el individuo transita por situaciones difíciles y diversos procesos que en ocasiones no son fáciles de asimilar. Las actitudes prolongadas se puede convertir en habitos zen.

El zen ayuda a las personas a lograr superar estas situaciones, de una forma sutil pero eficaz.

Conoce y practica el zen cada día y así podrás lograr ser un maestro zen.

Se puede comenzar desde cualquier estado mental.

Todo practicante puede llegar a ser un maestro en un futuro. Para todo practicante la pureza es un factor vital. Esta pureza comienza por el cuerpo físico.

Podemos afirmar que se trata de adoptar una conducta integral. Partiendo por el principio que el cuerpo físico es un templo. Esta conducta debe ser llevada en la forma de actuar y reaccionar ante los problemas y situaciones diarias. Por eso cada escuela zen ha creado distintas respiraciones y meditaciónes zen.

Desde este punto puede llegarse al estado mental puro. Es una visión holística del ser humano. Donde cuerpo, mente y espíritu forman un todo.

Todo maestro en la materia,¬†desde sus comienzos, inicio su proceso de maestr√≠a centrado en estas bases. Un maestro tiene el conocimiento de llevar al disc√≠pulo a reconocer la importancia de un estado de tranquilidad en su vida. Esto se logra cuando se silencia la mente de las presiones externas y el individuo se centra en calmar esas presiones a trav√©s de pensamientos positivos. No es un proceso f√°cil que se logre de la noche a la ma√Īana. La pr√°ctica hace la diferencia y facilita la excelencia.

El zen lleva al individuo a su reconocimiento espiritual e interno.

La práctica de la filosofía, junto a la actitud forman los habitos apoyado por la meditación zen le permite a la persona conocer sus fortalezas y desde ellas superar cualquier obstáculos. Una de las grandes fortalezas de este modo de vida es que te permitirá lograr ser un maestro y poder vivir el aquí y ahora.

Recuerda que el pasado es solo ya un recuerdo, que puede ser tal como lo recuerdas o incluso diferente. El futuro es una ilusión, que solo te da incertidumbre, pues no tiene bases sólidas. Un maestro zen conoce todo esto y lo practica ampliamente.

«Para ir de mortal a Buda, tienes que poner fin al karma, nutrir tu conciencia y aceptar lo que la vida trae‚ÄĚ. Bodhidharma.

En el zen, se intenta ense√Īar al individuo a focalizar sus energ√≠as. Se debe concentrar en cada actividad y no dejarlas a medio terminar. Una de las claves para la excelencia de un maestro zen, es hacer las cosas completas.

La otra manera de obtener la excelencia, es soltar lo que no necesitas. Lib√©rate de ataduras emocionales. Si persistes en seguir arrastrando con temores y situaciones tormentosas, con lo que te hace da√Īo, no puedes ver lo bueno que te espera.

Debes aprender a liberarte de lo negativo y centrar tu atención en lo positivo de cada situación. Uno de los aspectos fundamentales, es la honestidad. Esto te llevara a aceptarte tal y como eres.

Superar√°s grandes barreras, siendo honesto contigo mismo y con los dem√°s y por consiguiente con tu proceso vital.

El conocimiento y la práctica del zen, poco a poco se vuelve parte de tu forma de vida y haciendo que tengas habitos zen.

La actitud se logra con la práctica diaria de la filosofía. Todo maestro zen comenzó desde lo esencial, hasta lo más grande. Es una cuestión de cosmovisión, que comienza por conocerte a ti mismo y trabajar desde tu interior. Cuando más conviertas la actitud en habito, más cerca estaras de una vida sana y equilibrada.

Esto es el comienzo de toda fortaleza. El zen te da la fortaleza y el conocimiento para superar cada proceso de tu vida positivamente.

Recuerda el gran poder que reside en tu interior y te sorprender√°s con las grandes cosas que puedes lograr.

Anímate a formar parte del zen, a tu manera y a tu ritmo. lo importante es empezar.

Cuentanos en los comentarios ¬ŅQu√© practicas y cuales son tus peque√Īos rituales?


Practica estas frases diarias y hazte un experto en la actitud zen

  • El ser fuerte superar√° un obst√°culo, el ser sabio superar√° todo el camino.
  • El detalle de la vida, es morir joven pero lo m√°s tarde posible.
  • No temas a la demora, teme a detenerte.
  • El que caigas y te tropieces no significa que vayas por el camino equivocado.
  • Un viaje largo comienza con el primer paso.
  • Todo suceder√° a su justo tiempo.