Agresividad

Cuando te grujes los dientes porque alguien se saltó el semáforo estas sufriendo de excesiva rabia. Puede ser que tengas demasiado fuego interno o te falte el agua interna.

Este desequilibrio puede causar que siempre andes irritado por lo vida y pequeñas cosas que no van exactamente como te imaginas producen la “erupción del volcán”.

Nadie quiere ser el más violento o tener fama entre los familiares y amigos de ser una persona agresiva con ataques de rabia. Aconsejamos primero tomar conciencia de esa rabia oculta que late permanentemente debajo de la superficie. En el momento que llegue un ataque de rabia debemos de evitar a toda costa opinar, responder o pedir algo. Estas tecnicas se pueden ir aprendiendo con la practica de la meditacion.

Podras encontrar distintas meditaciones y movimientos de respiracion profunda que relajan el cuerpo. Aconsejamos hacer estos movimientos de respiración hasta recuperar el control mínimo.

En que consiste la agresividad y como puede influir en las relaciones sociales

La agresividad es un concepto que engloba diversos factores causales, por lo tanto no es fácil su definición. Sin embargo podría decirse, que es un sentimiento de odio o aversión hacia personas, situaciones o cosas, impulsando a dañarlas o a herirlas. También podría definirse como una reacción normal ante una situación de amenaza, donde la persona lucha por su supervivencia.

Desde cualquier punto de vista, la agresividad es la respuesta ante un estímulo desagradable. El cual lleva al individuo a tener un estado emocional de odio e intolerancia.

La agresividad corresponde a un conjunto de emociones, pero también puede estar sujeta a parámetros sociales y aprendizajes familiares.

Es subjetiva y no objetiva, por lo que una conducta agresiva puede tener diversos factores que la originen.

Conoce las causas y características de la agresividad

Las personas con conducta agresiva, generalmente esconden insatisfacciones y sentimientos encontrados. Tienden a sobrevalorar las situaciones, es por ello que su reacción ante los eventos es de manera exagerada.

La agresividad puede esconder un problema de autoestima. El sentirse inseguro, limita su visión objetiva de las cosas y tiende a asumir posturas de violencia y agresión, ante una situación que no puede controlar.

combatir la agresividad
La agresividad es un problema social que afecta a familia y seres queridos.

Algunas de las causas de la agresividad podrían ser:

  • Conducta aprendida desde la infancia: La familia forma parte del desarrollo emocional y psicológico del individuo. Las relaciones familiares no siempre son óptimas. Cuando hay padres violentos el niño y adolescente copia patrones de conducta, que lo reflejará de adulto.
  • Aprendizaje social: el medio ambiente modifica e influye en el sujeto, como consecuencia la agresividad puede originarse por influencia del medio donde se desarrolla el individuo.

Presión social en su entorno: lo lleva a copiar o adoptar conductas agresivas como sistema de defensa.

  • Exposición a la violencia: los medios de comunicación juegan un rol importante en la conducta del individuo. Una exposición excesiva a juegos de videos, películas o programas que incentiven a la agresión pueden originar una conducta agresiva.
  • Salud mental: la agresividad no debe ser considerada una enfermedad de origen mental. Así como tampoco pueden ser considerados los pacientes con patologías mentales

Sin embrago, existen ciertas patologías que podrían originar casos de agresividad si no son medicados. Como ciertos tipos de esquizofrenia y problemas de personalidad. El Alzheimer puede desencadenar en algunos casos en episodios de agresividad.

Identifica las características de una persona agresiva

La agresión puede ser en algunos casos, producto de problemas emocionales no resueltos, frustraciones, es autodestructiva, no se enfoca en la realidad, ni es una herramienta que favorezca la solución de problemas.

Algunas personas agresivas presentan ciertas características, entra las que tenemos:

  • No agradecen, ni piden perdón.
  • Son dependientes emocionales.
  • Son críticos.
  • Tienden a discriminar a los demás.
  • Usan un lenguaje grosero.
  • No respetan ni aceptan las opiniones de los demás.
  • Usan el maltrato psicológico como dominación.
  • No respetan normas.

La agresión puede desencadenar aislamiento social de la persona.

Se debe apostar siempre al dialogo y a la cordialidad. La agresividad puede evitarse, promoviendo la buena comunicación en la familia. Evitar enfrentamientos, pensar antes de actuar, compartir en grupo y fomentar los buenos valores.

Recuerda tu eres el gran arquitecto de tu vida, ¡apuesta siempre a la paz!