Todo lo relacionado con la clarividencia y cómo puedes desarrollarla

La Clarividencia es la capacidad de percibir mensajes ocultos que no se pueden percibir a través de los sentidos físicos.

Te presentamos en las siguientes lidas todo lo relacionado con la adivinación, en qué consiste y cómo funciona, además te mostramos unos ejercicios prácticos para que comiences a desarrollar tus habilidades para la adivinación.

¿Qué es la clarividencia?

Es la habilidad qué le permite a las personas, distinguir hechos con mayor agudeza y anticipación de lo normal. Se considera un don extrasensorial, con el cual se puede analizar mejor la realidad y percibir hechos ocultos.

Se relaciona con el poder mental y el esoterismo. Por lo tanto, es la unión del poder psíquico y espiritual para establecer relación con los hechos.

La palabra clarividencia proviene de la unión de dos palabras francesas. Clair significa transparencia y Voyant qué significa viendo. Por tanto significa, viendo con claridad.

Se tiene constancia de su aplicación en distintos textos históricos y sagrados. A través de los cuales podemos saber sobre las visiones de los representantes religiosos, místicos y prodigios de la antigüedad.

¿Cómo funciona?

El clarividente es una persona con un talento especial para traer mensajes del universo. Los interpreta y comparte para ayudar a las personas a controlar mejor sus vidas y su felicidad.

El psíquico percibe los mensajes en forma de sensaciones, pensamientos, sonidos e imágenes. A partir de los cuales puede predecir o pronosticar los hechos futuros.

El clarividente se posiciona en un estado de receptividad, abiertos a recibir lo que le interesa del consultante. Por su parte, la persona que acude en busca de respuestas, debe mostrarse totalmente dispuesta para ser examinada.

Algunas personas tienen la capacidad de vivenciar experiencias a través de los sueños. A continuación las interpretan y transmiten a los interesados.

Se cree que la percepción extrasensorial y las cualidades paranormales están relacionadas con la función de la glándula pineal, ubicada en el cerebro.

¿Quiénes pueden ser clarividentes?

Las personas nacen con este don, qué puede definirse como la capacidad de comprender a un nivel superior el comportamiento de las personas y los hechos.

Esta cualidad se va manifestando de forma espontánea o de manera intermitente durante el desarrollo de las personas.

En un principio surge como un poder involuntario, y luego se puede aprender a dominar y usarlo a conveniencia.

No es suficiente con hacer con esta capacidad, sino que es necesario su entrenamiento. Los clarividentes se preparan para aumentar su estado de sensibilidad, afinan su intuición para poder detectar las vibraciones de los otros.

El clarividente es una persona comprometida con el servicio a los demás. Buscar el bienestar de sus consultantes y le ayuda a entender su misión espiritual.

¿Qué herramientas usan los videntes?

Existe un tipo de capacidad sobrenatural que le permite a los videntes controlar su Don sin el uso de herramientas. Son capaces de visualizar hechos pasado o futuros y dilucidar los problemas del presente con solo ver al consultante o escuchar su voz.

Para otro lado, están los videntes que usan las cartas del tarot, péndulo o las gemas para canalizar las percepciones. Los cuales obtienen resultados igual de satisfactorios.

Si deseas conocer cuáles son los tipos de clarividencia puedes consultar nuestra entrada relacionada con la adivinación.

¿Cómo desarrollar la intuición?

Definimos como intuición a la capacidad de encontrar respuestas a situaciones específicas sin usar el razonamiento.

Lo primero que debes hacer es dejar tus temores. La única forma de desarrollar los poderes psíquicos es dejar atrás el temor de ver el futuro.

Desarrolla tu imaginación visual. Realiza ejercicios de imaginación  intentando ver de forma clara y nítida las imágenes que le ordena a tu mente. De esta forma, afina tu capacidad de percibir los detalles cuando percibas los mensajes del universo.

Pon atención a tus sueños. Estos representan poderosas herramientas para hallar las pistas que se albergan en el subconsciente.

Desarrolla tu tercer ojo, cuyo poder se centra en la glándula pineal. Respira profundamente y centra tu atención en el entrecejo, ordénale que se abra y te permita percibir los mensajes del universo.

Cuándo realices preguntas, se lo más específico posible. Lo mejor es formular preguntas de sí y no.

Deja que las imágenes vengan a ti con naturalidad. No fuerces la mente, mantente en silencio y tranquilo para captar las señales, qué poco a poco se Irán haciendo más nítidas.

Ejercicio para trabajar la intuición

A continuación, te proponemos un ejercicio sencillo con el que puedes desarrollar tu intuición y perfección.

Lo primero que tienes que hacer es ubicarte en un lugar tranquilo y silencioso. Ponte cómodo y relaja tu cuerpo, concéntrate en la respiración hasta llegar a un estado de tranquilidad total.

A continuación, concéntrate en la situación para la que quieres encontrar respuestas. Realiza las preguntas en tu mente.

No te desesperes y a la primera no obtiene respuestas, esta situación puede repetirla varias veces. Con la práctica, tu mente será capaz de ir recogiendo pistas que te ayudarán a esclarecer tu situación.