9 consejos para vivir en un hogar zen + (Bonus)

ideas para tener un hogar zen

Si has leído sobre la filosofía Zen y deseas incorporarla a tu día a día, que mejor forma de hacerlo que comenzar con nuestro hogar. Hoy te traemos algunas ideas para un hogar zen, lo cual te aportara beneficios a nivel físico y mental. Tendrás una mejor conexión contigo mismo y sentirás más paz.

En primer lugar vamos a decir que nos centraremos en vivir en el aquí y el ahora, a partir de esta premisa organizaremos nuestra vida y nuestro hogar. El Zen nos invita a vivir relajados y son estrés, para esto debemos configurar nuestros espacios a fin de facilitar los medios para vivir tranquilos.

Un hogar zen es una casa sencilla, donde todo está al alcance y podemos vivir sin perturbaciones.

Consejos para tener un hogar Zen

Comenzar a vivir según el estilo Zen podría ser el primer paso para comenzar a ser feliz. Si además de esto, incorporas ejercicios de yoga y Mindfulness los resultados serán aún más favorables.

Te presentamos una serie de sugerencias para que tu hogar sea tu refugio en el cual descansar y vivir la vida con tranquilidad sin tensiones y evitando molestias indeseables.

1 Mantén el orden (imprescindible)

Como te imaginaras el desorden no va en concordancia con los preceptos de la filosofía zen. Si deseas vivir con más tranquilidad debes mantener tus espacios drenados, elimina el caos y deshazte de los objetos que y no uses.

Debes enfocarte en ti y dejar a un lado ese materialismo voraz que nos impulsa a atiborrarnos de bienes que no necesitamos. Los estudios nos demuestran que las personas que viven en hogares limpios y ordenados manifiestan menores niveles de estrés y ansiedad.

2 Espacio para meditar

Por su puesto no podemos dejar de lado la meditación, una de las herramientas más poderosas para mantener la calma y vivir serenos. Como sabrás, puedes meditar en cualquier lugar, solo que debes esforzarte en que sea un lugar agradable a la vista, tranquilo y libre de distracciones.

3 Decoración sutil y elegante

Demás está decir que los objetos inútiles y con poco valor deben salir de tus espacios. Ahora te hacemos un llamado para que elijas los objetos de forma consiente evitando caer en los excesos.

cocina estilo zen

4 Buena iluminación

Procura una buena iluminación y deja entrar la luz natural tanto como sea posible. Recuerda que necesitamos buena luz para ser más productivos y cuidar la salud de la vista.

5 Elige tonos suaves

Los colores pasteles favorecen a iluminación y además van en concordancia con la filosofía zen. Debes procurar ambientes que evoquen paz y tranquilidad. Evita los colores estridentes y las combinaciones extravagantes.

6 Cocina impecable

La alimentación es uno de los factores más importantes para mantener una vida zen. Debes tener tu cocina perfectamente limpia y ordenada, y además mantenla llena de ingredientes naturales.

Los productos procesaos restan energía porque requieren mayor esfuerzo para ser digeridos y además aportan sustancias innecesarias al organismo. Elige alimentos saludables y frescos como verduras, cereales, legumbres y carnes magras de forma ocasional.

7 Aromas y aceites esenciales

Por su puesto, necesitamos que nuestra casa nos haga sentir seguros y serenos y que mejor que usar la aromaterapia. Te recomendamos los olores como bergamota, lavanda y manzanilla.

8 Decora con plantas

Además de procurar que entre la luz natural, las plantas también te ayudarán a generar un ambiente tranquilo y placentero. Ubica diferentes plantas en tus espacios tomando en cuenta sus características y adaptabilidad a los ambientes cerrados. Con las platas consigues mucha paz y una mayor oxigenación dentro del hogar.

9 Tecnología fuera de la habitación

Mantén todos los aparatos y pantallas fuera del dormitorio, recuerda que aunque estén apagados siguen generando cargas negativas que afectan el descanso.

meditación zen

¿Cómo llevar una vida Zen? (Bonus)

Pero no es suficiente con que tu hogar reúna todas las características de un hogar zen si quienes viven allí no actúan en la misma línea. Es por eso que además te presentamos 4 recomendaciones ultra valiosas para que tu vida comience a mejorar y finalmente puedas decir que vives de acuerdo a la filosofía zen.

1 Levántate temprano

Este es el consejo más importante para que comiences a ordenar tu vida. Te proponemos levantarte antes que el sol y llevar una rutina estricta cada mañana para que despiertes bien y hagas todo lo que debes hacer con tiempo de sobra. Te sorprenderá todo lo que podrás hacer en el día si programas tu hora de despertar una hora más temprano. Serás más productivo, estarás más concentrado muy organizaras mejor tu día.

Para esto olvídate del botón repetir de la alarma, lo ideal es que despiertes cuando tu cuerpo lo decida y esto será en el momento en el que ya se ha descansado completamente. Por lo general son 7 u 8 horas para los adultos y esto solo se logra si nos vamos a la cama a una hora prudente e igual cada día.

También es importante que te levantes y te dirijas al baño a cepillarte, sin pensar mucho ni quedarte en la cama perdiendo las primeras horas de la mañana. Después de cepillarse es recomendable cumplir con algunos minutos de meditación, se ha demostrado que cuando acabamos de despertar nuestra mente está especialmente dispuesta para aprovechar todos los beneficios de la meditación.

A continuación ponte en movimiento, realiza algunos minutos de cardio para que actives el cuerpo u o termines de despertar. Acto seguido toma un baño y prepárate para tener el mejor día de tu vida.

Si esto te cuesta más de lo que debería puede deberse a que no tienes un propósito. Te alentamos a conocer tu razón para vivir y comenzar a trabajar en base a la misma.

2 Ponte en movimiento

Como lo mencionamos en el paso anterior, el ejercicio te mantiene activo y te da ese impulso que necesitas para realizar todas tus tareas. Además de mantenerte en forma, llevar una rutina de ejercicios diarias te ayudara a tener un cerebro más sano y tener mejor ánimo. Cuando te enfocas en el ejercicio, le permites a tu mente analítica descansar, la mente pasa a concentrarse en los ejercicios y deja a un lado el estrés y la ansiedad por los problemas de la cotidianidad.

Si deseas llevar una vida zen mantén en tu hogar todas las condiciones para realizar tus ejercicios de forma cómoda. Esto puede ser el yoga o tener una caminadora para realizar marchas ligeras de 20 minutos.

3 Respeta tus límites

Este es un punto muy importante y el cual muchos pasan por alto. Debemos darnos un respiro cada tanto y esto significa no saturar el cuerpo y la mente. Debes conocer tus fortalezas pero también tus limitaciones y escuchar tu cuerpo. No te sobrecargues de trabajo porque estarías sobre exigiendo a la maquinaria perfecta de tu organismo e irremediablemente le causará fallos.

Estamos halando de tomar descanso frecuentemente. Durante el día debes ir descansando cada cierto periodo de tiempo para reponer energía y aclarar la mente. Al final de la semana debes tomarte un tiempo para ti, para descansar sin preocuparte por el trabajo y para divertirse de forma sana. Así mismo, pasados algunos meses debes tomarte un descanso de algunos días, tantos como puedas. Todo esto te ayudará a reponerte y mantenerte en óptimo estado.

Las personas tienden a pensar que la multitarea genera más productividad pero no, lo que hace es limitarla. Si respetas tu cuerpo y le das descansos cuando lo requiera podrás ser tan productivo como lo necesitas y estarás lejos de desequilibrio causados por el estrés y el agotamiento.

4 Practica un hobby

Esta sugerencia va alineada con el punto anterior. Hablamos aquí de tener actividades placenteras que nos ayuden a desconectarnos, esto puede ser leer, salir a caminar, pintar o cantar sin que eso interrumpa con tus horas de trabajo y responsabilidades.

Lo que debes hacer es encontrar esa actividad que te hará sentirte relajado y en la cual puedas sumergirte y olvidarte de todo.

Llevar una vida tranquila y vivir en un hogar zen es muy sencillo y trae innumerables beneficios. Intenta ir incorporando cada uno de estos hábitos a tu vida y configura tu casa de forma que te permita estar sereno y libre de los problemas provocados por el desorden y la falta de disciplina. Además no olvides practicar disciplinas ancestrales como el yoga y la meditación para alcanzar el equilibrio cuerpo mente y la anhelada felicidad.