Terapia vibracional con cuencos tibetanos

masaje vibracional con cuencos tibetanos

Los sonidos con cuencos tibetanos se usaron por vez primera en Asia por el budismo con el fin de inducir el trance, relajarse y meditar.

Posteriormente se descubrió que sus capacidades iban más allá y que podían sanar a las personas por medio de sus sonidos.

Hoy queremos hablarte del poder sanador de los cuencos tibetanos, de cómo los sonidos pueden sanar y cuáles son los beneficios de la terapia de cuencos tibetanos para la salud del cuerpo y la mente.

terapia de sonido con cuencos tibetanos

Qué son los cuencos tibetanos

Son instrumentos metálicos que al ser golpeados por una baqueta o mazo generan diferentes sonidos.

Tienen forma de tazón y están compuestos por la aleación de oro, plata, estaño, mercurio, plomo, hierro y cobre. Se forjan de forma artesanal y como resultado se obtiene un instrumento musical.

Su tamaño varía entre los 10 cm y los 30 cm de diámetro.

El mazo está hecho de madera y en ocasiones puede estar cubierto de goma o algodón, esto para lograr sonidos diferentes.

Los sonidos que surgen de una baqueta son agudos, mientras que los que se obtienen con el algodón u otros materiales son más graves.

El sonido que emiten es el similar al de una campana. La armonía de estos sonidos tiene un efecto sanador sobre las personas.

En qué consiste la terapia

Para llevar a cabo la terapia, el paciente se acuesta con los ojos cerrados. Luego debe concentrarse en forma consciente en el sonido que emiten cuando son golpeados.

Según la creencia, emiten sonidos del vacío, lo cual sería el universo manifestándose. Se sabe de su existencia cinco siglos antes de nuestra era cristiana.

También se les conoce como tazón cantador, tazón himalayo y rin gong.

Formas de tocarlos

Existen dos maneras de tocar el cuenco tibetano, por medio de la percusión o por el batido.

En primer lugar, la percusión consiste en golpear el cuenco por su borde exterior. Mientras que el batido consiste en friccionar el borde hasta que produzca sonido.

Todos los cuencos permiten la percusión pero no todos permiten el batido.

musicoterapia cuencos tibetanos

Cómo pueden sanar los sonidos

La esencia de este tipo de terapia se basa en el principio de la resonancia. La cual indica que:

Una vibración armónica y de fuerte intensidad es capaz de afectar a otra más débil y poco saludable.

La vibración fuerte tiene la capacidad de llegar hasta lo más profundo del cuerpo alterando sus ondas vibratorias. Esto quiere decir que una frecuencia tiene la capacidad de modificar otra.

De esta forma, la músicoterapia con cuencos tibetanos puede mejorar nuestros estados de conciencia, estimulando la sanación y mejorando los estados anímicos.

Hay frecuencias que no somos capaces de detectar con nuestra mente consciente, pero existen y son capaces de alterar nuestro campo energético. Así son las frecuencias que se generan con el sonido de los cuencos tibetanos, son sanadores y tienen la capacidad de llegar donde se requiere curación.

En la antigüedad se usaban en ritos ceremoniales, despertar de la conciencia y viajes astrales. Se encontró que tiene la propiedad de sanar enfermedades físicas pero también emocionales y del espíritu.

Beneficios de usar la terapia con cuencos tibetanos

Después de conocer el poder de los sonidos y sus vibraciones, hemos listado para ti los diferentes aportes que llevan a tu vida:

 

  • Sanación del cáncer: los científicos descubrieron que el sonido puede conseguir la autodestrucción de las células cancerosas.
  • Sanación de diferentes enfermedades: su sonido tiene la capacidad de aliviar el dolor físico y emocional. De igual forma, puede disminuir las inflamaciones, ansiedad, estrés, bien general todos los estados de inquietud mental.
  • Equilibra las energías: al ser instrumentos de sanación, nos ayudan a conseguir vibraciones más saludables para el organismo. Con una vibración saludable podemos conseguir también beneficios a nivel mental, emocional y espiritual.
  • Relajación: equilibra los chakras y con esto mejora de los estados de conciencia. Esto a su vez no aporta serenidad y paz. Lo cual también explica la capacidad de sanación espontanea del cuerpo, al estar sereno y libre de negatividad.
  • Concentración y creatividad: los pacientes afirman que consiguen mayor claridad mental y mejores niveles de percepción. Esto les ayuda a mantenerse concentrados y ser más creativos.
  • Mayor productividad: los beneficios antes expuestos conducen a lograr un individuo más productivo, sereno y con mucha felicidad. Cuando las personas están equilibradas y en paz consigo misman pueden dar mucho más de sí para el mundo.

Si usas los cuencos tibetanos para liberar energías negativas obtendrás como resultado la sanación espiritual. Su magnífico poder vibracional es capaz de llegar hasta lo más profundo de nuestro ser. Te invitamos a probar esta terapia que además de sanadora te dará una gran paz, te sentirás renovado y con mejor actitud para enfrentar los retos del día a día.