Decepción

Muchas veces esperamos más de lo que se puede o de lo que se debe. Ponemos expectativas muy altas en otras personas y esperamos que estos actúen como nos gustaría a nosotros.

La decepción se puede considerar una pérdida de energía. Esta es debía a la externalización del mundo interno. Esperamos que nuestra forma de ser y de actuar sea igual en las personas que nos rodean.

Queremos que la gente tenga los mismos valores y piense de la misma forma que nosotros, cuando hacen lo que ellos quieren y no lo que nosotros queremos. Nos decepcionamos fácil porque idealizamos y pensamos que algo debe de ser óptimo y perdemos energía.

 

Personas que se decepcionan con facilidad suelen decir cosas como: “Espero que haga esto” “Seguro que” “Él es así y estoy seguro de”. Para dejar de perder energía de forma inútil, debemos de dejar de esperar cosas de los demás. Un buen contacto con la realidad y los pies en el suelo pueden ahorar mucho sufrimiento.

 

Mira este ejercicio para aterrizar tu energía. Para más ejercicios puedes asistir a uno de nuestros seminarios de respiración.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.