Desarrollar la inteligencia emocional en tu vida

La inteligencia emocional mejora la calidad de vida
Actuar con inteligencia emocional es algo que mejora el nivel de vida.

Para hablar sobre cómo desarrollar la inteligencia emocional, es importante conocer el concepto de inteligencia emocional.

La neurociencia descubrió que nuestro cerebro se encuentra programado para conectar con los demás. Parece que cada día podemos interactuar con otras personas y, cuando sucede, nuestro cerebro se activa y se segregan ciertas conexiones.

Esto sucede, por ejemplo, cuando una persona cuenta una historia a otra, los cerebros se conectan al escuchar, entender y comunicar la misma historia. Por eso, los chismes, cotilleos o historias, se hacen tan poderosas.

Ahora bien, la definición de inteligencia emocional es la capacidad que tenemos para gestionar o comprender nuestras propias emociones. También nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y a desarrollar mejores relaciones con los demás. Actualmente, la importancia está en nuestro estado mental, ya que es importante para interactuar en nuestra sociedad.

Pero… ¿cómo desarrollo la inteligencia emocional en mi vida? Aquí leerás cuál es el secreto para eliminar factores negativos como la ansiedad gracias a la inteligencia emocional.



Cómo influye la inteligencia emocional en las personas

El concepto de inteligencia emocional fue popularizado por el psicólogo americano Daniel Goleman. Para él, la inteligencia emocional implica de 5 capacidades básicas: descubrir las emociones, reconocerlas, manejarlas, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

El ser humano tiene un centro emocional que se conoce como neocórtex y su desarrollo puede ser anterior a lo que hoy en día conocemos como cerebro racional. La amígdala cerebral y el hipocampo también están vinculados con la inteligencia emocional. Ya que segregan noradrenalina que estimula los sentidos.

A continuación te daremos una serie de técnicas para controlar varios aspectos con la inteligencia emocional:

La tristeza: lo fundamental que debemos tener en cuenta es que sentir tristeza o depresión es algo completamente natural en el ser humano. La diferencia de las personas que la tratan con inteligencia emocional es que están conscientes de aquello que están sintiendo. La depresión se trata de mejor manera cuando piensas en por qué te sientes así y, de esta forma, podemos dar con el origen, el verdadero origen. La inteligencia emocional te ayuda a saber que, aunque te sientas deprimido, no es en vano y ninguna emoción es inmadura, todas te aportan conocimiento, de lo que no debes cometer en un futuro.

Estrés: Como ya mencionamos, la inteligencia emocional ayuda con las relaciones interpersonales, entre ellas, las laborales. Una de las claves para mejorar el estrés con la inteligencia emocional es el humor y no, no es un chiste. Con el humor ayudas a sobrellevar cualquier tipo de carga de estrés y comienzas a liberar dopamina, lo cual ayuda a que te relajes un poco. También, saber comunicar los mensajes de mejor forma, ayuda a liberar el estrés, debido a que, si algo te produce estrés, puedes comunicarlo y, de esta manera, resolverlo de la mejor manera.

Ansiedad: La ansiedad es uno de los temas más delicados para tocar con la inteligencia emocional. Una vez que sabes que está ahí, tus pensamientos se consumen y, gracias a esto, puedes entrar más en ella. Algo que ayuda en gran medida, es separar tu mente de ti, ya que no son uno, tu mente no te controla, tú la controlas a ella. Sin embargo, si dejas que tus pensamientos te controlen, caerás en los peores niveles de ansiedad. Una de las mejores maneras de atacar la ansiedad con la inteligencia emocional, es simplemente no prestarle atención a los pensamientos, dejarlos pasar como un espectador que no quiere ver la película proyectada, porque así esos pensamientos simplemente no se alimentan y no te hacen daño.

Miedo: Controlar el miedo con inteligencia emocional es saber que puedes superarlo, tomar las riendas de tus decisiones y tener fuerza de voluntad para cumplirlo. La clave del miedo es saber canalizarlo y saber que lo puedes vencer.

Decepción: Al igual que la tristeza, la decepción tiene que tratarse desde el origen, debido a que si no es así, puede crecer la decepción sin control alguno. En el momento en que sabes por qué estás decepcionado y comunicas lo que te sucede, afrontas una realidad y puedes crear soluciones.

Agresividad: Esto es un tema sumamente importante que se debe canalizar con inteligencia emocional. Esto sucede porque se acumulan sentimientos negativos que nunca son comunicados, al no ser comunicados, evidentemente no serán resueltos. Lo mejor es comunicar lo que sientes antes de que tu ira explote. Siempre es importante mantener la calma y saber que absolutamente todo se puede resolver.

¿Te parecieron útiles estas técnicas de inteligencia emocional? Cuéntanos cómo canalizas las situaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.