Inti, dios Sol de los Incas

inti dios sol

Hoy vamos a hablar de uno de los dioses más importantes de la cultura inca, el Dios Inti. Era la deidad que representaba al Sol y para el cual se construyeron muchos templos de culto y adoración. El Sol era muy importante para los incas debido a su influencia en las dinámicas terrestres. Podemos verlo representado en el arte y la arquitectura inca.

¿Quién fue el dios Inti?

Era el Dios más importante después de Viracocha. Dada su relevancia, tenía un rango superior al resto de los dioses. Era un dios benigno que rara vez se molestaba.

Se representaba como un hombre cuya esposa era la Luna o Mama Quilla.

Su importante se debía a que el Sol envía su calor para sustentar la vida en la tierra. También es la fuente de luz que ilumina nuestros días y es vital para que las plantas se desarrollen.

Los incas creían que el dios Inti y la Pachamama (Madre Tierra) eran quienes decidían si se daban las cosechas o si los animales se multiplicaban. Por esta razón intentaban que estos dioses siempre estuvieran contentos y conformes con el hombre. Así evitaban castigos como las sequías y los desastres naturales.

A lo largo del territorio construyeron varios pilares para indicar la posición del sol durante los solsticios. Cuándo estos días llegaban se celebraban grandes fiestas auspiciadas por el Inca. Durante estos festivales se hacían diferentes sacrificios y entregaban ofrendas a los dioses.

Pensaban que los eclipses de Sol eran un indicador de que el Sol estaba enojado, por lo que ofrecían sacrificios humanos y animales para calmarlo.

Nunca pudieron predecir cuándo sucederían los eclipses solares pero la llegada de alguno los desesperaba y se esforzaban para que el Sol volviera a la normalidad.

Inti, dios Sol de los Incas

La realeza inca

Según la creencia, la realeza inca desciende directamente del dios Inti, por lo tanto los reyes se consideraban semidioses y por eso, se les debían cumplir todas sus peticiones.

Esto explica por qué aún encontramos rastros arqueológicos de majestuosos templos en honor a esta deidad. La razón es que la familia real se identificaba con el Sol.

En Cusco se construyó el Templo al Sol más grande del imperio inca. Se conocía como Coricancha y estaba atiborrado de oro, había muchos objetos  con este metal precioso e incluso algunas paredes estaban bañadas en oro. En el templo hacían vida algunos sacerdotes, sus sirvientes y sus esposas.

Inti Raymi o fiesta del sol

Es una fiesta anual que se realizaba en honor al Sol en el día del solsticio de verano los 22 de junio de cada mes.

Se festejaba en Cusco con el Inca como anfitrión. En el resto del imperio también se celebraban fiestas similares en horno al Sol.

Las fiestas duraban varios días y durante estas, reinaba la alegría y el agradecimiento. Se servía mucha comida y bebida, había bailes y trajes ceremoniales.

En su intento de mermar el pensamiento distinto, los españoles se esforzaron por eliminar las tradiciones incas. Destruyeron los templos y prohibieron todo tipo de celebración. Lograron acabar con la mayor parte del patrimonio artístico de los incas.

Aun así la ceremonia al dios Inti continúa celebrándose en la actualidad como una forma de retomar las costumbres de la antigua civilización. Los turistas se acercan durante el solsticio para celebrar con los habitantes del Cusco y rememorar aquellos días en los que se homenajeaba al Sol para agradecer por su benevolencia hacía a humanidad.