¿Qué es la ira y cómo controlarla?

como controlar la ira

La ira es un sentimiento poderoso qué se apodera de las personas y nubla su inteligencia. Debemos tener cuidado con ella, algunas personas se dejan llevar por la ira y llegan a cometer los peores crímenes.

En esta entrada vamos a hablar sobre la ira, definiéndola e identificando sus aspectos positivos y negativos. Finalmente te ofrecemos algunas recomendaciones para el control de la ira.

¿Qué es la ira?

Es una reacción que tienen las personas cuando sienten qué ocurren sucesos contrario a sus intereses. Por lo general, se manifiesta en contra de la persona que cometió el supuesto error.

También se conoce como enfado y sirve para demostrar que estamos inconformes con algún resultado. La ira es negativo y provoca daño a las relaciones sociales.

Es una sensación qué puede ser más o menos fuerte de acuerdo a la energía que le pongamos. Si sobra pensamos la situación, alimentamos la ira y podemos cometer actos indebidos.

La persona que se llena de furia actúa de forma agresiva y usa expresiones ofensivas. Tiene la firme intención de demostrar su queja ante la otra persona.

La ira descontrolada genera odio, venganza, rencor y destrucción. Es nuestro deber controlarla para no caer en la locura.

¿La ira es buena?

No queremos decir que la ira y el enojo sean buenos, pero si lo gestionamos correctamente nos impulsa a defender nuestros derechos.

En ocasiones puede ayudarnos a conocernos mejor. Al identificar que nos hace sentir incómodos aprendemos a conocernos como realmente somos y como reaccionamos.

Con esta información podemos identificar nuestras debilidades y comenzar a trabajar en ellas.

También debemos destacar que la ira no ayuda a solucionar los problemas. Cuándo nos sentimos incómodos con una situación, debemos decirlo e intentar resolverlo. No podemos aceptar lo que es injusto y por eso es necesario actuar. Pero esto no quiere decir que debemos dejar que la ira nos controle, sino que debemos aprender a canalizar la para que no se convierta en un problema.

También es útil para demostrarle a la otra persona que lo que ha hecho está mal y debe enmendarlo. Un ejemplo de esto tenemos los castigos que impone mosa los niños, con los cuales aprenden de sus errores y no los vuelven a cometer. Una vez más, reiteramos la importancia de controlarse y no explotar.

Otra ventaja de la ira que no debemos pasar por alto, es que nos impulsa a resolver los problemas. Si no reaccionamos y dejamos que los acontecimientos sigan su curso, no lograremos nuestros proyectos y siempre permitiremos que las demás persona hagan lo que quieran.

8 recomendaciones para el control de la ira

Ahora vamos a darte algunas recomendaciones qué te ayudarán a controlar tu ira cuando se convierte en un problema.

  1. Aprende a perdonar, esta es la primera recomendación y la más importante. No permitas que los sentimientos negativos se apoderan de ti y te abrumen. Sí perdonas podrás aprender de la situación y comenzar a verla desde otra perspectiva
  2. Comienza a practicar la meditación, te sorprenderá su poder para mantener la mente calmada y más clara
  3. Tómate un descanso para reflexionar, respirar y pensar sin presiones es una buena forma de tomar decisiones más acertadas y objetivas
  4. Ignora a quienes te quieren hacer enfadar, recuerda que solo tú les das el poder de afectarte.
  5. Piensa antes de hablar para no decir algo de lo que después te arrepientas. Respirar y tómate un instante para ordenar tus pensamientos.
  6. Expresa tus ideas de forma asertiva, esto es, comunicar tu sentir a la otra persona de forma clara sin la intención de ofender. Demuestra que estás preocupado y que tus necesidades no fueron apreciadas.
  7. Resuelve la situación, no te enfrasques en repetir el problema una y otra vez para demostrar tu enojo. Lo que debes hacer es buscar soluciones para salir airosos de la situación
  8. No culpes, más bien intenta demostrarle a la otra persona lo que hizo Y cómo eso te hace sentir sin que sienta que lo estás criticando.

Sí después de poner en práctica estás recomendaciones notas que aún continúa teniendo problemas con la ira, es momento de buscar ayuda. No permitas que la situación se salga de control, con esto sola afectarás la relación con tus seres queridos y y luego será más difícil sobreponerse.

Busca la paz mental

Este el primer paso para tener una vida libre de ira.

Debemos aprender a no esperar nada de las otras personas, es la única forma en la que no nos decepcionaran.

Nuestra esencia es pura, tenemos todo lo que necesitamos para estar satisfechos.

La ira surge de la importancia que le damos a los elementos materiales. Sí conectamos con nuestro ser y aprendemos a ser felices solo por existir, no perderemos el control cuando los demás actúen de forma diferente a lo que esperamos. Nunca debemos olvidar nuestro propósito, vinimos a la tierra a realizarnos cómo personas y construir un mundo maravilloso para todos. El amor es el remedio para todo, debemos buscar la paz y la sanación para que la ira y los sentimientos negativos no tengan lugar en nosotros.