El terrorífico tema del que nadie quiere hablar. El tabú para cualquier tipo de conversación: “la muerte”.

La cultura occidental, ha convertido la muerte en una cosa marginal. Es como si no existe. Esto por aferrarnos a esa idea utópica del “para siempre” o del “más allá”.

Por lo que cualquier cosa relacionada con la muerte es un tema bastante complicado. Es difícil aceptar la idea de que un ser querido se muera o una relación algún día termine.

En otras culturas el tema de la muerte es mencionado desde pequeño. Está presente en ritos, en la vida cotidiana, se entiende y se integra a nosotros. Nacer, crecer, morir, es algo completamente natural. El final de la vida, sin embargo, es más aceptado en otras culturas donde conviven vida y muerte integradas en los ritos y ceremonias propias de estos países. Por ello, vamos a ver varios conceptos de la muerte desde varias culturas.

 

La muerte según diferentes culturas ¿Qué supone la muerte para estas culturas?

Es inexplicable lo que hay después de la muerte. Ahora te contaremos lo que supone para diferentes culturas la muerte.

La muerte en la cultura africana

En África velan al muerto para que este pueda pasar al otro lado y sobre todo para que no se quede en la casa, podríamos decir que como un fantasma molestando a los familiares, es por eso que celebran el «Lumbalú» donde se canta, se baila y también se llora al muerto. El “Lumbalú” hace referencia a dos cosas: los cánticos al muerto y al rito de paso. El Lumbalú puede cantarse, llorarse, bailarse desaforadamente y, muy importante, se alaba al muerto que está presente. Dura 9 días y, el día más importante es el último. Esta es una tradición meramente africana. Si al muerto se le honra con este ritual podrá conseguir “ver la luz” o “traspasar la frontera”. Entonces ya puede abandonar el mundo de los vivos.

Hay que hacerlo con mucho frenesí para que así surja el efecto deseado, para ello todo el grupo pone un gran empeño.

 

La muerte en la cultura tibetana

Aquí la muerte se respeta y se acepta. Viven conscientes de la muerte como un paso más, no como en occidente donde se intenta ocultar, incluso en la educación.

En el Tíbet se aprende del nacimiento, el crecimiento y de la muerte como un todo. Valoran el momento presente y saben que la vida es un paso transitorio lleno de cambios como el universo mismo.

Esta es la visión completamente distinta a la de los occidentales. En las culturas orientales, la vida no termina con la muerte. Al menos no para los budistas. Se cree en la reencarnación, lo cual es completamente distinto al catolicismo, debido a que “nadie puede reencarnar, porque solo el hijo de dios puede hacerlo”.  En el budismo, la persona que reencarna, debe aprender en cada vida, varias lecciones para ir mejorando hasta ser solamente espíritu. El cual se mejora a través de los aprendizajes en las vidas pasadas y con la acumulación de karma. Según esta visión, la vida es eterna, ya que, atraviesa muchas reencarnaciones.

 

La muerte en la cultura mexicana

En muchas sociedades rinden al muerto ofreciéndole armas, oro y alimentos, en México los altares son una costumbre durante el día de los difuntos, el cual sirve para celebrar, comer y beber con los que ya se han ido de este plano. La fiesta es completamente lo opuesto a lo que se celebra en otros países como España, el cual impuso el uno de noviembre como el día para conmemorar a los muertos ya que antes de la conquista los Aztecas lo celebraran entre julio y agosto.

El arte de los altares ha traspasado fronteras, siendo una de las tradiciones más extendidas de los mexicanos.

Esto se debe a que esta sociedad se vio marcada a través de un contacto bastante violento con el cristianismo. Durante el siglo XVI. El cristianismo, se impuso sustituyendo o sintetizando a lo que antes de la llegada de los conquistadores llamaban deidades. En el siglo XVI, los mexicanos disfrazaban sus dioses o deidades con las de los católicos, para poder sobrevivir en esa época. El mejor ejemplo que existe de esto, es el Día de los Muertos. La metodología de ofrendar a la persona fallecida para que se fuera con comida, armamento o riquezas, era algo completamente común hace mucho, mucho tiempo, en diferentes sociedades prehispánicas. El 1ero de noviembre es celebrado con altares completamente artísticos y originales como en la epoca preghispanica.

Una vez visto lo que es la muerte y cómo se asume en las diferentes culturas, ¿Plantean estas culturas una vida después de la muerte? ¿Cómo describen el más allá?

 

¿Qué hay después de la muerte para los budistas?

La reencarnación forma parte del budismo, se reencarna para poder aprender nuevas lecciones hasta que algún día puedas transcender como un ser espiritual. Por lo tanto, la reencarnación es un método para ir perfeccionándose vida con vida.

Por ello mismo para los budistas, la muerte es simplemente un paso más para la vida eterna.

«Se aprende a vivir fortaleciendo la bondad y la humanidad para poder tener una muerte satisfactoria y dejarse ir, no como en occidente que se hace el mayor de los esfuerzos para poder aferrarse a la vida».

 

¿Qué hay después de la muerte para los hindis?

El hinduismo cree en la eternidad, las personas son divinas y eternas, ya han vivido antes y vinieron a renacer en este mundo.

A un occidental la muerte le angustia en gran medida, para un hindú, la angustia está en la existencia en este mundo.

Su religión les prepara para renunciar a él mismo y al finalizar la existencia en este lugar poder regresar al alma universal de donde viene. Por lo tanto más que en reencarnación en este plano, lo que buscan es la reencarnación en un plano superior mucho más espiritual.

La rueda del «samsara» es ese eterno ciclo de reencarnaciones terrenales del que hay que escapar, reencarnando una y otra vez en función de la vida que se ha llevado en la anterior y debiendo aprender de los errores anteriores.

«Lo que uno hace bien, le hace bueno y lo que hace mal, le hace malo».

 

¿Qué hay después de la muerte para los cristianos?

Los cristianos viven esperando la inmortalidad, creen que la resurrección de Cristo cambió la muerte elevándola a una función meramente redentora.

Por lo tanto se ha de morir para entrar en la eternidad, una eternidad donde nos espera Dios, ya que hemos sido creados a su imagen y semejanza según cuentan los cristianos.

Para ellos el alma se crea en la concepción y en ese momento pasa a ser eterna, la muerte es solo de cuerpo y el alma permanece.

Lo que también hay que tener en cuenta es que para los cristianos, antes de entrar en el reino de los cielos, se debe hacer un juicio donde se verá qué tan bueno o malo has sido para ver si te mereces el cielo o por lo contrario vivirás sin él por toda la eternidad.

 

¿Qué hay después de la muerte para los musulmanes?

Para el islamismo el Dios es Alá y Mahoma su profeta, en realidad es algo muy parecido al cristianismo donde al morir el alma va al cielo o al infierno.

En el cielo islámico se pude disfrutar de los placeres materiales tal como en la tierra.

Hay ramas muy radicales del islamismo, com es el de la «yihad» que significa esfuerzo, en esta versión del Corán, el esfuerzo por establecer la ley divina en la tierra es recompensado en el cielo con hasta 72 vírgenes que volverán a serlo una y otra vez, a las que se les llama «Huríes». En esta versión distorsionada del islamismo, al buscar el acercamiento de las mujeres a la causa de morir por la guerra santa, se les está empezando a prometer que en el cielo no tendrán 72 hombres pero sí uno y que serán recompensadas con una belleza superior a las huríes, y por lo tanto la restauración también de su virginidad.

 

¿Qué hay después de la muerte para los egipcios?

En la muerte, para dar el paso al otro lado colmaban de comida, armas, oro y todo lo que necesitarás en las tumbas.

Tras la muerte, les esperaba algo parecido al cielo, una tierra como esta pero con mejores comodidades, mejor comida, más prosperidad.

Pensaban que al morir el alma pasa a ese sitio pero que necesita una base en este mundo y es por ello que buscaban la manera de conservar de la mejor manera el cuerpo, aunque en caso de no poder hacerlo se puede recurrir a una estatua o una foto que lo vincule desde el más allá hasta aquí.

Ahora haz una instrospeción para reflexionar sobre la muerte, mira en tu interior y busca el significado que tiene para ti.