Llave dorada para alcanzar la salvación

Hoy hablaremos de la llave dorada, un símbolo católico con un significado divino.

La llave de oro te ayudará a salir de las dificultades pero debes aprender a usarla.

En esta entrada hablaremos del significado de la llave dorada, relación con el Vaticano y cómo podemos usarla para alcanzar la vida eterna, conseguir protección y la solución de los problemas.

¿Qué significa la llave de oro?

La llave de oro es una llave especial con la que se pueden abrir las puertas a la vida eterna y recibir la absorción de todos los pecados.

Tienen el poder de atar y desatar, de entrar y cerrar.

Junto con la llave de plata, representan las llaves del reino de los cielos que Jesús confío a Pedro.

La llave de oro representa la entrada a los cielos y la llave de plata simboliza el poder temporal y la protección del paraíso para prohibir la entrada a los pescadores.

Esto se menciona en el nuevo testamento, específicamente en el libro de Mateo.

Jesús le entregó las llaves del reino de los Cielos a Pedro y le dijo que con ellas tendría el poder de que todo lo que atase en la tierra, quedaría atado en el cielo. Y que del mismo modo, todo lo que desatara en la tierra, quedaría desatado en el cielo.

De esta forma, Pedro adquirió la responsabilidad de cuidar la iglesia entera y gestionar su funcionamiento.

Fue así como San Pedro se convirtió en el guardián de las puertas del cielo y las llaves de San Pedro pasaron a ser uno de los símbolos más importantes en la iglesia católica.

Escudos pontificios

El escudo de armas que usa el papa y los de la santa sede incluye las dos llaves cruzadas como símbolo de la autoridad del papá.

Recordemos que durante muchos siglos, algunas áreas de Italia, incluyendo Roma, constituían los estados papales bajo el gobierno del papa.

El emblema para esta área era  escudo de armas con las dos llaves cruzadas y unidas con un cordón dorado, sobre las cuales se sitúa la tiara del papa.

La llave dorada representa el poder espiritual que le fue dado a la iglesia católica. Está unida a la llave de plata para representar que ambas mantienen a salvo el reino de los cielos.

El escudo de armas papá surgió durante el siglo XIII y el gobierno papal se mantuvo hasta el siglo XIX.

La oración es la llave de oro en la tierra

Dios le ha dado el hombre el poder por medio de la oración. Sin importar tus debilidades o limitaciones, puedes orar para recibir los beneficios de la acción divina.

La gratuidad del perdón es uno de los mayores valores del cristianismo, el cual ganamos por a la pasión de Cristo.

Pero no solo basta con usar la llave de oro para acceder al cielo.

Aspirar la entrada al paraíso requiere paciencia y trabajo duro. Debemos recordar que somos responsables de nuestra propia salvación y que son nuestros actos los que nos condenan.

Además de orar y congregarnos, tenemos la obligación de arrepentirnos de corazón, dejar atrás el pecado y esforzarnos por sacar de nosotros la maldad.

La solución para salir de los problemas es dejar de pensar en lo malo y comenzar a pensar en Dios.

Esto es lo que representa la llave de oro, el poder de abrir las puertas del cielo y desatar cualquier dificultad que exista en la tierra.

Puedes usar su poder para proteger a las personas de las situaciones difíciles. Tú también tienes el poder de atar y desatar.

Si te proteges con el amuleto llave dorada, detendrás a cualquier persona que quiera molestarte o hacerte daño.

Si estás pasando por un problema complicado, el amuleto desvanecerá las dificultades y impartirá justicia a todos los implicados.

Aparta todo pensamiento de peligro y reemplázalo por el sosiego de la promesa de Dios.

Recuerda que todo aquel que invoque al señor será salvo.

Mención en La divina comedia

En esta historia se relata el caso de un hombre que portaba la llave de oro y pensaba que era lo único que necesitaba para su salvación.

Llevaba una vida de engaños, fraudes y decepciones. Un buen día decidió cambiar su vida y se convirtió en fraile franciscano, pero lamentablemente no se arrepintió de sus pecados.

Cuando el fraile murió, San Francisco guío su alma al cielo, pero debido a su vida fraudulenta no pudo entrar.

El diablo intervino y le recordó que nunca dejó de engañar a otros. Por lo tanto, su entrada al Paraíso había sido denegada.

Conclusión

Muchas personas en todo el mundo usan el poder de la llave de oro como un medio para recibir salud, libertad y sabiduría. También nos recuerda que debemos dejar atrás nuestra vida pecaminosa y arrepentirnos de nuestros pecados para obtener el perdón divino.