Mama Quilla, diosa Inca que representa la Luna

diosa mamaquilla

Hoy queremos hablarte de Mama Quilla, la deidad que representaba a la Luna en la civilización inca.

Para los incas, la Luna tenía una gran importancia que era similar o igual a la del Sol. Sabían que nuestro satélite controla los ciclos naturales y por eso la incluyeron en sus calendarios. Hacían coincidir las fechas importantes con la aparición de la luna llena.

¿Quién era Mama Quilla?

La diosa Mama Quilla o Mamaquilla representaba a la Luna y era la compañera del dios Inti (Sol), con quien compartía el poder. Era la hija del dios Huiracocha y al mismo tiempo hermana y esposa del Sol.

Representación

Los incas la imaginaban como una hermosa mujer vestida con traje de gala y un arco plateado alrededor de su cabeza.

Esta deidad se asociaba con la plata, por lo que este metal estaba presente en muchos de los objetos de los templos en los que se le rendía culto.

Se relacionaba con la feminidad por lo que las mujeres eran quienes fungían como sacerdotisas de los templos. Ellas tenían como función difundir el conocimiento sobre esta deidad.

El centro arqueológico Quillarumiyoc en el Cusco está destinado a la mujer y se relaciona profundamente con la adoración a la luna.

diosa luna de los incas

Influencia de Mama Quilla

Se consideraba la guardiana del universo y representaba también el lado femenino del mundo. Se creía que era quien influía en el firmamento, sobre la noche y la oscuridad. Tenía el poder sobre las estrellas del cielo y sobre las cosechas en la tierra.

Al igual que lo hacemos hoy con los ciclos de la luna, los incas se basaban en los ciclos lunares para diseñar sus calendarios. La palabra quechua para representar a los meses era Quilla (Luna).

Las mujeres fueron quienes más la adoraron. Recibían de ella, protección y comprensión. A diferencia de los hombres, el poder femenino permite comprender mejor los sentimientos de los demás. Las mujeres acudían en busca de protección para el matrimonio y para curar los problemas menstruales.

Es por esta razón que las mujeres eran quiénes celebran la fiesta en honor a Mama Quilla durante el mes de septiembre.

Las manchas de la Luna

Los incas pensaban que una criatura terrestre, posiblemente un lobo, se enamoró de la Luna y quiso llegar a ella. Tal era su amor que un día ascendió al cielo y tocó la Luna, pero entonces esta lo abrazó muy fuerte hasta quitarle la vida. Esto explica por qué se visualizan dos manchas grandes en la superficie lunar, dan testimonio de un amor de un mortal y la diosa.

Otra leyenda inca sugiere que Inti estaba celoso de la Luna, porque en un principio esta brillaba más fuerte. Así que lanzó fuertes rallos para opacarla y desde allí surgieron sus manchas.

¿Cómo los Incas veían los eclipses de Luna?

Para los incas, el fenómeno del eclipse se produce cuando un animal quería atacar la Luna. Imaginaban que una serpiente o un pluma acechaban y entonces la Luna se ocultaba para evitar el ataque.

Para ayudar a la Luna, los incas realizaban fuertes ruidos, golpeaban a los perros y lanzaban muchas piedras para asustar al animal y hacerlo huir. Sentían mucho miedo de los eclipses porque pensaban que podía hacer que la Luna se cayera. Imaginaban que si esto pasara la oscuridad caería sobre la tierra y se extinguiría la humanidad.

Aún en la actualidad, las comunidades andinas continúan respetando a la luna. Se mantienen los rituales durante los meses de cosecha y la temporada de lluvias. Las mujeres continúan manteniendo un papel importante en el cuidado y protección de la siembra y son amparadas por Mama Quilla. Después de que las pequeñas plantas se hacen fuertes, es tarea de los hombres cuidarlas y procurar los cultivos.