Características de la Cultura Misisipiana

características de la cultura Misisipiana

La cultura Misisipiana surgió a finales del siglo IX hacía en sureste de Norteamérica en los valles del rio Missisippi, al cual usaron como medio de transporte y para el intercambio de bienes comerciales. Construían sus canoas a partir de troncos huecos quemados.

Historia

Comenzaron como pequeños grupos dispersos por el este norteamericano que aprovechaban las riveras de los ríos para la agricultura intensiva. Vivian de los cultivos de maíz, frijoles y otros vegetales. Se cree que pudieron haber llegado desde México y que luego huyeron debido a las difíciles condiciones para la vida.

Organización social

Se regían por jerarquías en las que los títulos se heredaban y eran de carácter vitalicio. Los jefes eran los encargados de distribuir los alimentos entre todos los habitantes y controlar los terrenos. Había también pequeñas alianzas entre las diferentes comunidades como una especie de asociaciones independientes.

Las ciudades estaban conformadas por uno o varios montículos de forma oval o piramidal junto a un templo. Una característica de este pueblo es la plaza como pieza central de la ciudad, como se continúa haciendo en muchos pueblos latinoamericanos.

Artesanía

Forjaban piezas en arcilla, cobre y otros materiales. Fabricaban todo tipo de armas, pipas y máscaras. También realizaban algunos relieves de rostros humanos, animales y de guerreros.

Pirámides de la cultura Misisipiana

Tenían un excelente desarrollo urbano, construyeron túmulos de pirámides, muchas de las cuales se han perdido debido a la falta de mantenimiento  o la destrucción del hombre moderno. La finalidad de las pirámides era ser centros de culto, tumba y como vivienda del cacique y su familia.

Los túmulos se construían cerca de los ríos y alrededor del mismo se formaban las ciudades. La construcción era un proceso difícil porque carecían de herramientas. Las pirámides se levantaban sobre los montículos de arena. Los constructores llevan la arena y arcilla y la presionaban con los pies hasta quedar firme, a continuación colocaban escaleras y lo impermeabilizaban con arcilla.

Algunos templos de la cultura Misisipiana se construían a gran altura para tener una visión completa de la planicie y para ver mejor las estrellas. Las viviendas se techaban con paja con pendiente pronunciada.