Principales Características de la Cultura Muisca

características de la cultura muisca

En esta entrada hablaremos sobre la civilización muisca también conocidos como Chibcha. Son originarios de Colombia y sus descendentes actuales habitan en las zonas de Boyacá, Cundinamarca y Bogotá.

Son los protagonistas de la leyenda del Dorado de la cual te hablaremos más adelante, además de un legado de orfebrería único e incomparable.

Quienes fueron los Muisca

Fue una cultura que floreció en Colombia entre los años 600 y 1600 de nuestra era. Vivian en distintos asentamientos distantes entre sí. Se cree que los primeros Muiscas habitaban en la zona desde 10 milenios atrás, sin embargo, fue después del siglo V de nuestra era que los Muiscas se asentaron en el área de Santander y comenzó una nueva cultura Muisca que es la que estudiamos hoy.

Comenzaron siendo sedentarios, vivian de la agricultura cuyo cultivo principal era el maíz. También eran buenos para la elaboración de telas, y objetos de cerámica y arcilla.

Organización social

Estaban gobernados por caciques que a su vez recibían instrucciones de los maestros espirituales.

Se defendían con diferentes armas como lanzas, garrotes y flechas. Los guerreros acudían a las batallas protegidos con cascos, escudos y petos blindados. Tenían la costumbre de tomar la cabeza de sus enemigos derrotados como una forma me trofeo pro la victoria obtenida.

La elite gobernante era privilegiada y para ellos se apartaban las piedras preciosas y todo el producto de la cacería y las carnes, por lo que estos productos no podían usarse para hacer comercio.

Los estratos sociales se dividían entre los sacerdotes que ocupaban el cargo más elevado y a su vez cumplían la función de curanderos, seguidos de los guerreros, nobles, comerciantes, minero y finalmente los esclavos que por lo general eran los prisioneros de guerra.

Los hombres más fuertes de la tribu tenían derecho a la poligamia.

Religión

Los diferentes asentamientos se unían para celebrar las ceremonias religiosas y reuniones de la elite gobernante. Durante las ceremonias religiosas se realizaban ritos en los que se cantaba, quemaban incienso, y hacían música con sofisticados instrumentos como tambores, trompetas y campanas.

En ocasiones sacrificaban a sus prisioneros para ofrecerlos a los dioses y ganar su complacencia.

Tenían como dios al Sol Sué y la diosa luna Chía, los cuales adoraban y rendían culto. También creían en el dios Chibchacum, patrón de los trabajadores del metal y los comerciantes. Otorgaron a su vez, un valor sagrado a algunos ríos, lagunas, y rocas específicos, pues los consideraban portales a otros mundos, es por esto que acostumbraban a dejar ofendas, como alimentos y tunjos (pieza artística con figura humana o animal).

Los sitios considerados sagrados se usaban para enterrar a los miembros de la elite. Acostumbraban a secarlos y luego envolverlos en textiles naturales para luego ser enterrados. Creaban tumbas con el asiento que usaban y todos los objetos de los cuales fueron dueños en vida.

Su dios principal era Chimininchagua a quien creían el creador de todo lo que existe y dueño de la luz.

Economía

Desarrollaron formas de comercio avanzadas. Muchos artesanos y orfebres ofrecían sus productos entre las diferentes ciudades Muiscas. Trabajaban con oro, cobre y esmeralda, que después de extraídos trabajaban y pulían para dar más valor.

Sabemos que comercializaban con etnias vecinas Tolimas y Quimbayas productos como sal, oro, conchas, pieles animales, plumas, tabaco y hojas de coco.

También desarrollaron el truque para intercambiar sus bienes. Así que todos los productos podían ser destinados para el comercio para lo cual se establecían mercadillos.

Obtuvieron ganancias del alquiler de tierras y viviendas, llegando a manejar la figura de los intereses y los préstamos.

La leyenda de El Dorado

Esta es una ceremonia en la que se acudía a un río o laguna para realizar la limpieza espiritual de algún gobernante. La ceremonia consistía en cubrir a la persona con polvo de oro para luego sumergirlo en el agua para ser purificado. Los súbditos también podían lanzar objetos de oro o esmeraldas.

Esta leyenda atrajo a muchos entusiastas del oro en busca de la laguna en la que se cree, debían estar todas esas valiosas piezas ocultas bajo las aguas. Sin embargo, muchos se han lanzado a la búsqueda pero hasta ahora nadie ha encontrado restos de estos tesoros.

Uso del Oro en la cultura Muisca

Los muiscas eligieron el oro por sus propiedades y además por relacionarlo con el sol. Para ellos era un medio artístico perfecto para sus creaciones. Lo encontraban en minas cercanas al rio y algunos yacimientos expuestos. Con el oro hicieron diversas figuras, recipientes, y joyas. Los orfebres desarrollaron diversas técnicas para trabajar el oro muy avanzadas para la época.

Afortunadamente se han logrado salvar muchas piezas de oro porque fueron enterradas junto a sus dueños y los saqueadores no lo lograron llegar hasta las tumbas. Muchas de las figuras que se han logrado rescatar permanecen en el museo Museo del Oro del Banco de Colombia ubicado en Bogotá. Allí podrás ver diferentes tunjos y demás piezas Muiscas.

Arte

Elaboraban figuras con oro, lana y algodón que luego eran pintados. Por lo general, representaban anfibios, caimanes, serpientes y felinos. Algunas figuras llevaban  a su vez, doble significados como una figura humana con características de ave.

Creaban objetos y figuras de cerámica, las figuras estaban decoradas con formas geometrías. Había excelente orfebres y manos tejedoras que produjeron hemos cestas y objetos con plumas.

Agricultura

Desarrollaron excelentes técnicas para la agricultura como los canales para la irrigación de gua. Gracias a esto pudieron aprovechar para expandir sus cultivos de frutas, fríjoles, tomates, ajíes, papas, yucas constituían la base de sus cosechas agrícolas.

Alimentación

Además de consumir todos los productos de la agricultura, el maíz era el centro de su alimentación al igual que otras culturas de américa central y del sur. Lo usaron en diversas preparaciones que aún se mantienen en la actualidad como las tortillas, los bollos y las arepas. Además se encargaron de la zaza y la pesca para complementar su alimentación con presa y pescado.

Vestimenta

Las mujeres muiscas eran las encargadas de la elaboración de las prendas, las cuales se hacían a base de algodón. Elaboraban túnicas, que a su vez se tenían con tinturas vegetales y se decoraban con plumas de aves.