Todo sobre el Yoga y sus beneficios

Si has escuchado de las maravillas del yoga, debes saber que es un camino hacia el crecimiento personal. Su práctica es liberadora, todos pueden beneficiarse de la misma y no tiene más requerimientos que la propia voluntad.

En esta entrada te contamos en qué consiste el yoga y cuál es su finalidad, quienes pueden practicarlo, su historia, tipos y por qué el yoga es patrimonio de la humanidad. Disfruta de las siguientes líneas, en las que buscamos acercarte a esta práctica liberadora y con grandes beneficios para la salud física, mental y espiritual.

¿Qué es el yoga?

El yoga es una práctica para equilibrar el cuerpo y la mente. Con esto podemos alcanzar el Moksha. Esto es, alcanzar el bienestar físico y llevar una vida plena.

Yoga significa dos cosas: unión y métodos para alcanzar dicha unión.

Este tipo de unión se refiere a la unificación del cuerpo y la mente. Buscar la armonía en todos los planos, espiritual, mental y físico.

También hace referencia a la Unión de nosotros como seres humanos y el cosmos.

Es una filosofía de vida, una forma de vivir en armonía. Practicar yoga nos hace actuar bien. Nos ayuda a encontrarnos a nosotros mismos, respetarnos y respetar a quienes nos rodean.

¿Quiénes pueden practicar yoga?

Con una frase corta podemos responder a esta pregunta:

El yoga es para todos.

Para practicarlo no importa el género, peso, edad, creencia religiosa ni clase social. Sin embargo, cada persona conoce sus limitaciones y debe considerarlas al momento de la práctica.

Sólo se necesita la disposición para mejorar y grandes deseos de aprender.

Eso sí, el practicante debe tener mucha paciencia y ser perseverante. Como toda práctica, sus avances son progresivos y necesita constancia para realizarse correctamente. No te desanimes y a la primera no te sale.

Para mayor comodidad puedes usar una esterilla, este es un tipo de funda acolchada para protegerte de la rigidez del suelo.

Si decides practicar yoga en casa, vas a necesitar materiales como:

  • Calcetines antideslizantes
  • Cinturones
  • Bloques
  • Cojín
  • Ropa cómoda
  • Mantas de Yoga
  • Libros de Yoga

10 beneficios del yoga

Recordemos que la salud No es sólo la ausencia de enfermedad física, también es vivir con alegría y felicidad.

El yoga es una terapia sanadora, estimula el cuerpo y enfoca la mente en el presente. Esto trae como resultado el aumento de la flexibilidad y la paz interior.

Las elongaciones continuas estiran y fortalecen los músculos. Por su parte, concentrarse en el cuerpo, en el aquí y el ahora nos trae paz y felicidad.

Pero estos no son los únicos beneficios del yoga, queremos mencionar otros que llegan como resultado de su práctica constante:

1 Alivio del estrés

El ritmo de vida desenfrenado que llevamos en la sociedad actual afecta nuestro estado de ánimo provocando estrés y enfermedades psicosomáticas.

La práctica continua, aunque sea de pocos minutos al día, alivia las tensiones de la mente y el cuerpo.

2 Pérdida de peso

En muchas ocasiones, tener unos kilos de más es el resultado del sedentarismo y la ingesta de comida basura.

El yoga es una filosofía de vida que se debe acompañar de hábitos saludables. Al tener una mejor conciencia, escogerás alimentos que nutran tu cuerpo y prestarás más atención a las cantidades y los horarios para comerlos.

Por otro lado, algunas posturas de yoga influyen directamente en la pérdida de peso.

3 Mejora de la intuición

Combinada con la meditación, te ayuda a percibir la realidad con más claridad. Al tener la mente calmada y un cuerpo sano podrás discernir y tomar mejores decisiones.

4 Aumento de la energía

Es común que muchas personas sientan que su energía va bajando durante el día. La práctica del yoga hace que esto cambie, revitaliza el cuerpo y nos hace sentir activos.

5 Mejora en la calidad de las relaciones

Esta es otra consecuencia de tener la mente relajada. El yoga te ayuda a sentirte feliz, de esta forma serás más empático con tus seres queridos.

Podrás ponerte en el lugar de los demás, ser compasivo y valorar más a tus seres queridos.

6 Vivir en el momento presente

Quizás hayas oído que este es el secreto de la felicidad. Muchas personas se pasan recordando el pasado y añorando un futuro que no han visto. El yoga te ayuda a centrarte en el único momento que es real: el ahora. Estando aquí te sentirás pleno y enfocado, con esto se erradican los trastornos del sueño, la ansiedad y depresión.

7 Fortalecimiento del sistema inmune

Para que nuestras defensas actúen de forma correcta, debemos tener un equilibrio cuerpo-mente. El yoga relaja la mente, evitando así las patologías que surgen por preocupaciones innecesarias.

Así mismo, nuestras defensas se hacen más resistentes antes los virus y enfermedades oportunistas.

8 Funciona como medicina preventiva

Sabemos que es mejor prevenir que curar. A través de la práctica del yoga el cuerpo recibe mayor oxigenación y con esto, aumenta su capacidad auto sanadora. Funciona de forma óptima y puede atacar eficazmente las nuevas enfermedades.

9 Mejora la vida sexual

Por un lado aumenta la circulación y por el otro aumenta la satisfacción en las relaciones de pareja. En un cuerpo sano se incrementa la producción de hormonas sexuales, esto produce mayor excitación y placer.

10 Estimula los órganos

Los asana propician movimientos, torsiones y respiraciones profundas que en conjunto, aportan una especie de masaje a los órganos. Con esto se activan los sistemas neurológico y endocrino, encargados de regular todas las funciones del cuerpo.

Pero estos no son los únicos aportes del yoga, también facilita la digestión, mejora la salud de la columna y corrige la postura. A nivel mental mejora la calidad del sueño, refuerza la memoria y mejora la concentración.

Origen e historia del yoga

Se cree que el yoga es más antiguo de lo que pensamos, que sus orígenes van de la mano con el chamanismo, y que inicialmente eran una misma práctica que buscaba la sanidad del cuerpo y el espíritu.

Antes del uso de la escritura, todo el conocimiento se pasaba de boca en boca.

Algunas de estas prácticas se han perdido o son solo del conocimiento de los grandes maestros que aún viven en la India. Pero la mayor parte de esta sabiduría está al alcance de todos.

Para ubicarnos mejor en cada una de las etapas de la evolución del yoga, vamos a dividirla en 6 periodos clave, cada uno está definido por un acontecimiento que influyó en su práctica y popularidad.

Yoga pre arcaico

Es el más antiguo que se conoce, según la leyenda hindú, el dios Vishnu transmitió la enseñanza del yoga al rey Manu para que lo transmitiera a toda la humanidad.

Esto sucedió hace más de 5000 años y con su práctica se buscaba mejorar la salud en todos sus aspectos y responder a preguntas filosóficas.

Yoga védico

Tiene una antigüedad de 1,000 años a.C. se encontraron menciones de yoga en las Vedas (los primeros textos escritos de la India). En este tiempo, buscaban una forma de vivir en armonía divina. En estos se describen una serie de ceremonias y rituales qué ayudaban al practicante a expandir su conciencia.

También en el actual Pakistán, se han encontrado hallazgos con la misma antigüedad. En estos se pueden evidenciar algunas posturas similares a los asanas del yoga.

Yoga preclásico

Se sitúa en el tiempo cuándo surgieron los Upanishads, textos que se escribieron a partir de los vedas. No se sabe con exactitud desde cuando existen pero se cree que fue alrededor del siglo VIII a.C.

En estos textos se da una explicación más detallada de la práctica del yoga. Se definen los conceptos de Brahman (universo), Atman (nuestro mundo interior) y la relación entre estos dos.

Es en este periodo cuando Sidarta Gautama alcanzó la iluminación a la edad de 35 años. Así comenzó el budismo y se acentúa la importancia de los asanas y la meditación.

Yoga clásico

Esta época comienza con la creación de los Yoga Sutras de Patanjali, durante el siglo II a.C. Patanjali buscó unificar en un mismo texto toda la doctrina, recogiendo todos los conocimientos que habían llegado hasta él. En éste texto se describieron los principios del yoga de forma muy completa y detallada, haciendo mención de 195 sutras.

Yoga posclásico

Esta etapa inició en el siglo VIII d.C. tiempo en el que Gran Bretaña colonizó la India. Los colonizadores se interesaron por los textos del yoga, pero su gente no mostró el mismo interés.

Así estuvo durante siglos hasta que el Yogui Vivekananda se dio a la tarea de darlo a conocer en el siglo XIX, logrando despertar una gran curiosidad en muchas personas.

Yoga moderno

A partir del siglo XX, específicamente en la década de los 30 el mundo comienza a interesarse por una vida más saludable basada en los buenos hábitos y el vegetarianismo.

Es así como el yoga comenzó a llegar a más y más personas. Esto se debe principalmente a los esfuerzos de diferentes maestros de la India que viajaron hacia Europa con la finalidad de transmitir sus conocimientos.

Hoy en día, la India sigue siendo la capital mundial del yoga. En este país tienen una dependencia dedicada a la investigación de todo lo relacionado con el ayurveda, la homeopatía y el yoga.

En el año 2014 las Naciones Unidas designaron el 21 de junio como el día internacional del yoga. Posteriormente, en 2016 la UNESCO lo declaró Patrimonio Inmaterial de la humanidad. Actualmente se practica en todos los continentes y es difícil calcular cuántas personas lo siguen.

Nos arriesgamos a decir que el yoga está de moda, ya son muchas las personas que lo practican y llevan una vida plena. Además, cada día va ganando más adeptos, lo que trae grandes beneficios para la humanidad, ganando individuos más sensatos, conscientes de sí mismos y de su impacto en el entorno.

Tipos de yoga

Aunque el término engloba la doctrina en sus diferentes formas, debemos destacar que existen diferentes tipos de yoga y hoy queremos mencionarte los más importantes:

Conceptos fundamentales

A continuación te presentamos los diferentes elementos que integran esta doctrina, los cuales en conjunto, buscan elevar nuestra energía, aumentar la concentración y relajación.

Mudras

Son signos que se realizan con las manos y representan sellos energéticos que redirigen la energía a las diferentes partes del cuerpo.

También se usan en la meditación como un medio de alcanzar la concentración.

Banghas

Estas son contracciones que se realizan en zonas específicas del cuerpo, se consideran llaves energéticas.

Tienen la capacidad de impactar en forma positiva a nivel mental, físico y energético.

Asanas

Quizás éste sea el concepto que en más nos hace recordar al yoga. Se trata de las posturas o ejercicios que se realizan para estimular el organismo.

Tienen como característica que requieren de actitud y mucha atención. Para realizarlos, el practicante debe enfocarse en su interior.

Su eficacia está determinada por la escucha atenta del cuerpo y la mente.

Pranayama

Esta se refiere al tipo de respiración que se debe tener mientras se realiza la práctica.

Recordemos que la respiración es lo que nos mantiene vivos, mejorarla nos ayudará a tener mejor salud y felicidad.

De acuerdo al estado en el que nos encontremos, tendremos uno u otro tipo de respiración.

Los bebés tienen una respiración abdominal tranquila. En los estados de esfuerzo físico realizamos respiración torácica. Pero cuando estamos ansiosos y estresados contraemos el pecho y realizamos una respiración alta, lo que nos da una oxigenación muy pobre.

El yoga recomienda un tipo de respiración que requiere de nuestro esfuerzo consciente. Tiene la finalidad de oxigenar los pulmones de forma completa para luego, vaciarlos de todo el aire viciado.

Para practicarla se debe pasar por la respiración abdominal, clavicular y alta en diferentes momentos. Es difícil realizarla de forma natural pero sus resultados son extraordinarios.

Es importante aprender a respirar porque con esta, las poses salen mejor. Además de esto, la oxigenación ayuda a relajar la mente y aleja pensamientos intrusivos. La respiración también ayuda a prevenir las lesiones.

Conclusión

Gracias a la sabiduría ancestral, sabemos que existen caminos para alcanzar la iluminación. El potencial para lograrlo, está dentro de nosotros. La unión del espíritu, la mente y el cuerpo es posible. Lo importante es no dejarnos afectar por los tropiezos de la vida.

El yoga es un excelente medio para encontrar tu propósito en la vida y ser feliz. Si además de esto, disfrutas del servir a los demás habrás conseguido una vida plena qué es el fin último de esta doctrina. Esperamos que hayas disfrutado de esta entrada, y que si aún no lo practicas, comiences desde hoy a disfrutar de los beneficios del yoga.