El estado Zen: Todo lo que necesitas saber sobre el Zen

zen

El zen (坐禪 , chino: zuòchán, japonés: zazen / ざ ぜ ん) data desde el siglo I d.C, cuando los principios chinos tuvieron contacto con la cultura budista.

Este hecho marco una pauta en el desarrollo espiritual de los seres humanos, ya que ambas culturas, transmitieron sus conocimientos filosóficos y espirituales.

La filosofía zen fue acogida por el mundo oriental a través de Japón y de allí se transmitió al mundo occidental donde ha tenido gran auge.

El zen en si es considerado hoy día un estilo de vida.

Ha influenciado tanto al mundo occidental, que muchos actores y artista, así como personajes públicos la han adoptado como tal, una forma de vida.

Los beneficios de esta forma de vida no solo alcanzan el nivel espiritual. También se solidifica cada día más con la actitud zen.

A lo que hoy denominamos Zen, tiene varias subcategorias.

No solo tendríamos el lado filosófico y de actitudes, sino que se han desarrollado escuelas de meditación zen.

La práctica del zen, le permite al individuo la posibilidad de ver más allá de lo enteramente físico.

Lo ayuda a superar las ataduras del pasado y a centrar su atención en el “aquí y el ahora”. Muchas personas pierden tiempo en el pasado.

No logran superar lo que ya ocurrió y guardan muchos resentimientos.

Cuando esto sucede, el individuo deja pasar la oportunidad de ver las opciones que tiene a mano.

Esta nueva forma de vivir la vida viene a transmitir el valor del presente y lo que el individuo puede lograr centrando sus energías en él.

Unos de los grandes beneficios que trae para tu vida conocer y aplicar la esta filosofía, es liberar tu mente de ataduras.

Con la actitud zen te muestra la forma de cómo lograr superar barreras, que en muchas ocasiones son impuestas por el mismo individuo.

En la vida generalmente, el individuo transita por situaciones difíciles y diversos procesos que en ocasiones no son fáciles de asimilar.

Las actitudes prolongadas se puede convertir en hábitos zen.

El zen ayuda a las personas a lograr superar estas situaciones, de una forma sutil pero eficaz.

¿Que es la filosofia Zen?

El Zen es una escuela budista, que se nació en India se desarrolló en la china, bajo el nombre de Chán. La Filosofía zen se basa en la búsqueda de la iluminación y sabiduría.

Ofrece un abanico de técnicas y doctrinas que evitan los esquemas conceptuales.

El Zen se centra en la meditación para alcanzar el despertar espiritual. Se diferencia de otras corrientes, por el hecho de ir más hacia la práctica, que al estudio de textos.

Por su gran auge y expansión a nivel mundial, la Filosofía zen ha adquirido diversas técnicas. La mayor influencia y cambios han venido de Japón.

En occidente son muchas las personas, que han adoptado la filosofía zen como forma de vida, para alcanzar la paz interior, una vida más sana y esa tranquilidad que necesitan en su vida.

El Pensamiento Zen, sus beneficios y cómo hacerla parte de tu vida

La práctica de la Filosofía Zen trae múltiples beneficios para ti. Para alcanzar ese estado espiritual, que requieres para darle un cambio positivo a tu vida.

Estos son algunos beneficios que logras alcanzar practicando la Filosofía Zen:

  • Tu coordinación neuronal mejora notablemente.
  • Es una herramienta que ayuda a mejorar tu estado de salud y enfermedades crónicas.
  • Tu condición anímica cambia satisfactoriamente.
  • Amplia tus niveles de concentración.
  • Te liberas del estrés y de preocupaciones diarias.
  • Tu actitud se vuelve más positiva y optimista.
  • Por medio de la práctica Zen podemos alcanzar estados de conciencia más elevados.
  • Te permite trabajar en procesos internos, ayudándote a mejorar tu auto estima.

La Filosofía Zen, es aplicable en cualquier lugar y en todo estado mental. Es una filosofía que puedes aplicar diariamente y asumirla como una forma de vida.

Unos de los grandes beneficios que trae para ti, es el hecho de desprenderte de ataduras emocionales.

Te da la oportunidad de ser libre y de tener las herramientas para afrontar las vicisitudes de la vida, cambiando tu perspectiva ante las adversidades.

La Filosofía Zen te brinda la oportunidad de cambiar tu estado de conciencia, ya que experimentas un cambio profundo desde tu interior.

Estos cambios internos los proyectas en tu vida y en tu relación con el mundo que te rodea, haciéndote menos vulnerable ante los cambios en tu vida.

¿Por qué decimos que el Zen es una filosofía?

Porque es una herramienta que trasciende hacia tu forma de vivir. Cambiándola de manera positiva y sumando beneficios para tu desarrollo espiritual.

Es una forma de vida que te permite desprenderte de la atadura del pasado y vivir el aquí y el ahora. Visto de una manera holística, la Filosofía Zen te da la oportunidad de integrarla a cada aspecto de tu vida.

¿Conocías esta filosofía?

Te invito a que la hagas parte de tu vida, que conozcas un poco más de este camino espiritual, que traerá para ti grandes beneficios.

Aquí te mostramos solo alguno de ellos, anímate y has el Zen parte de tu vida.

Conoce y practica el zen cada día y así podrás lograr ser un maestro zen

Se puede comenzar desde cualquier estado mental.

Todo practicante puede llegar a ser un maestro en un futuro. Para todo practicante la pureza es un factor vital.

Esta pureza comienza por el cuerpo físico.

Podemos afirmar que se trata de adoptar una conducta integral. Partiendo por el principio que el cuerpo físico es un templo.

Esta conducta debe ser llevada en la forma de actuar y reaccionar ante los problemas y situaciones diarias.

Por eso cada escuela zen ha creado distintas respiraciones y meditaciones Zen.

Desde este punto puede llegarse al estado mental puro. Es una visión holística del ser humano.

Donde cuerpo, mente y espíritu forman un todo.

Todo maestro en la materia, desde sus comienzos, inicio su proceso de maestría centrado en estas bases.

Un maestro tiene el conocimiento de llevar al discípulo a reconocer la importancia de un estado de tranquilidad en su vida.

Esto se logra cuando se silencia la mente de las presiones externas y el individuo se centra en calmar esas presiones a través de pensamientos positivos.

No es un proceso fácil que se logre de la noche a la mañana. La práctica hace la diferencia y facilita la excelencia.

Lleva al individuo a su reconocimiento espiritual e interno.

La práctica de la filosofía, junto a la actitud forman los hábitos apoyado por la meditación zen le permite a la persona conocer sus fortalezas y desde ellas superar cualquier obstáculos.

Una de las grandes fortalezas de este modo de vida es que te permitirá lograr ser un maestro y poder vivir el aquí y ahora.

Recuerda que el pasado es solo un recuerdo, que puede ser tal como lo recuerdas o incluso diferente.

El futuro es una ilusión, que solo te da incertidumbre, pues no tiene bases sólidas. Un maestro zen conoce todo esto y lo practica ampliamente.

“Para ir de mortal a Buda, tienes que poner fin al karma, nutrir tu conciencia y aceptar lo que la vida trae”.  Bodhidharma.

En el zen, se intenta enseñar al individuo a focalizar sus energías. Se debe concentrar en cada actividad y no dejarlas a medio terminar.

Una de las claves para la excelencia de un maestro zen, es hacer las cosas completas.

La otra manera de obtener la excelencia, es soltar lo que no necesitas. Libérate de ataduras emocionales.

Si persistes en seguir arrastrando con temores y situaciones tormentosas, con lo que te hace daño, no puedes ver lo bueno que te espera.

Debes aprender a liberarte de lo negativo y centrar tu atención en lo positivo de cada situación. Uno de los aspectos fundamentales, es la honestidad.

Esto te llevara a aceptarte tal y como eres.

Superarás grandes barreras, siendo honesto contigo mismo y con los demás y por consiguiente con tu proceso vital.

El conocimiento y la práctica Zen, poco a poco se vuelve parte de tu forma de vida

La actitud se logra con la práctica diaria de la filosofía. Todo maestro zen comenzó desde lo esencial, hasta lo más grande.

Es una cuestión de cosmovisión, que comienza por conocerte a ti mismo y trabajar desde tu interior.

Cuando más conviertas la actitud en hábito, más cerca estarás de una vida sana y equilibrada.

Esto es el comienzo de toda fortaleza. El zen te da la fortaleza y el conocimiento para superar cada proceso de tu vida positivamente.

Recuerda el gran poder que reside en tu interior y te sorprenderás con las grandes cosas que puedes lograr.

Los hábitos zen te ayudaran a alcanzar ese desarrollo espiritual que tanto buscas y tener esa actitud zen que te ayudara a triunfar.

Si queremos nuestro propio desarrollo y crecimiento debemos de adquirir estos hábitos, que te permitirán alcanzar una actitud zen.

El zen como parte activa en tu vida, se vuelve una forma de vivir por ello aprende a tener los hábitos zen en tu vida como rutina.  

Es una herramienta que te permite crecer desde tu interior y así expandir esos conocimientos en tu vida diaria.

Estos hábitos te brindaran la oportunidad de hacer cambios en tu vida, desde lo más simple a lo más complejo.

Adquiere una actitud que te ayudará en todo lo que haces, practicando estos hábitos zen diariamente. Se volverán parte importante en tu visión ante la vida.

Practica estas frases diarias y hazte un experto en la actitud Zen

  • Ser fuerte superará un obstáculo, el ser sabio superará todo el camino.
  • El detalle de la vida, es morir joven pero lo más tarde posible.
  • No temas a la demora, teme a detenerte.
  • Que caigas y te tropieces no significa que vayas por el camino equivocado.
  • Un viaje largo comienza con el primer paso.
  • Todo sucederá a su justo tiempo.

Anímate a formar parte del zen, a tu manera y a tu ritmo. Lo importante es empezar.

¿Cuales son los habitos Zen y como llevar una vida Zen?

Te presentamos 4 recomendaciones ultra valiosas para que tu vida comience a mejorar y finalmente puedas decir que vives de acuerdo a la filosofía zen.

Levántate temprano

Este es el consejo más importante para que comiences a ordenar tu vida. Te proponemos levantarte antes que el sol y llevar una rutina estricta cada mañana para que despiertes bien y hagas todo lo que debes hacer con tiempo de sobra. Te sorprenderá todo lo que podrás hacer en el día si programas tu hora de despertar una hora más temprano. Serás más productivo, estarás más concentrado muy organizaras mejor tu día.

Para esto olvídate del botón repetir de la alarma, lo ideal es que despiertes cuando tu cuerpo lo decida y esto será en el momento en el que ya se ha descansado completamente. Por lo general son 7 u 8 horas para los adultos y esto solo se logra si nos vamos a la cama a una hora prudente e igual cada día.

También es importante que te levantes y te dirijas al baño a cepillarte, sin pensar mucho ni quedarte en la cama perdiendo las primeras horas de la mañana. Después de cepillarse es recomendable cumplir con algunos minutos de meditación, se ha demostrado que cuando acabamos de despertar nuestra mente está especialmente dispuesta para aprovechar todos los beneficios de la meditación.

A continuación ponte en movimiento, realiza algunos minutos de cardio para que actives el cuerpo u o termines de despertar. Acto seguido toma un baño y prepárate para tener el mejor día de tu vida.

Si esto te cuesta más de lo que debería puede deberse a que no tienes un propósito. Te alentamos a conocer tu razón para vivir y comenzar a trabajar en base a la misma.

Ponte en movimiento

Como lo mencionamos en el paso anterior, el ejercicio te mantiene activo y te da ese impulso que necesitas para realizar todas tus tareas. Además de mantenerte en forma, llevar una rutina de ejercicios diarias te ayudara a tener un cerebro más sano y tener mejor ánimo. Cuando te enfocas en el ejercicio, le permites a tu mente analítica descansar, la mente pasa a concentrarse en los ejercicios y deja a un lado el estrés y la ansiedad por los problemas de la cotidianidad.

Si deseas llevar una vida zen mantén en tu hogar todas las condiciones para realizar tus ejercicios de forma cómoda. Esto puede ser el yoga o tener una caminadora para realizar marchas ligeras de 20 minutos.

Respeta tus límites

Este es un punto muy importante y el cual muchos pasan por alto. Debemos darnos un respiro cada tanto y esto significa no saturar el cuerpo y la mente. Debes conocer tus fortalezas pero también tus limitaciones y escuchar tu cuerpo. No te sobrecargues de trabajo porque estarías sobre exigiendo a la maquinaria perfecta de tu organismo e irremediablemente le causará fallos.

Estamos halando de tomar descanso frecuentemente. Durante el día debes ir descansando cada cierto periodo de tiempo para reponer energía y aclarar la mente. Al final de la semana debes tomarte un tiempo para ti, para descansar sin preocuparte por el trabajo y para divertirse de forma sana. Así mismo, pasados algunos meses debes tomarte un descanso de algunos días, tantos como puedas. Todo esto te ayudará a reponerte y mantenerte en óptimo estado.

Las personas tienden a pensar que la multitarea genera más productividad pero no, lo que hace es limitarla. Si respetas tu cuerpo y le das descansos cuando lo requiera podrás ser tan productivo como lo necesitas y estarás lejos de desequilibrio causados por el estrés y el agotamiento.

Practica un hobby

Esta sugerencia va alineada con el punto anterior. Hablamos aquí de tener actividades placenteras que nos ayuden a desconectarnos, esto puede ser leer, salir a caminar, pintar o cantar sin que eso interrumpa con tus horas de trabajo y responsabilidades.

Lo que debes hacer es encontrar esa actividad que te hará sentirte relajado y en la cual puedas sumergirte y olvidarte de todo.

Evita las multitareas

Solemos llenarnos de obligaciones y no nos damos el tiempo para disfrutarlas.la idea es centrar nuestra atención a realizar una tarea y luego continuar con otra.

De otra manera podemos dejar inconclusa laguna actividad y le prestamos más atención a otra. Terminamos por dejar las cosas a medias.

Termina una tarea y empieza la otra

El segundo hábito zen nos refuerza el primero. Hay que hacer las cosas completas.

Una actitud zen se logra cuando eres eficiente en cada tarea que haces, ya que centras tu atención en ella y logras completarla, antes de realizar otra.

Ve lento pero seguro

Una de las maneras de lograr implementar los habitos zen, es la de realizar nuestras tareas a su ritmo.

Esto significa que debemos dejar la prisa en la realización de alguna tarea, que nos lleva a perder nuestra concentración.

Lo que trae como consecuencia correr el riego de ser mediocres.

Reduce tu nivel de actividad

Esto no quiere decir que no hagamos nada. Solo nos lleva a organizarnos de mejor manera, y canalizar nuestras energías de forma eficiente.

Realiza un plan de actividades

Esto de alguna manera es un buen hábito zen para alcanzar las metas que nos proponemosOrganizando tus tareas diarias, organizas mejor tú tiempo y distribuyes mejor tu energía.

Sirve al prójimo y hazlo con una sonrisa

Este es quizá el hábito zen más importante para alcanzar una actitud zenPasamos gran parte del día interactuando con las personas y nos vemos atados a lo que “debemos hacer” y “lo que tenemos que hacer”.

Cuando cambiamos estos dos factores por “quiero hacer”, nos encaminamos a una actitud zen real, sumándolo a una sonrisa, nos traerá grandes beneficios.

Deshazte de lo innecesario

Debes saber que es necesario en tu vida y que es irrelevante.

Deshazte de ideas, pensamientos o sentimientos que nada te aportan También de objetos que carecen de importancia. Recuerda que sin nada venimos y sin nada nos vamos.

Incluye la meditación en tu vida

La meditación es parte de tu vida, en momentos incluso de tus actividades domesticas. No necesitas un templo para meditar. Descubre aquí  cómo meditar.

meditación zen

¡Únete a la actitud zen y llévala siempre contigo!

Meditación Zen

La meditación zen forma parte del budismo zen. Este busca el conocimiento teórico con la experiencia de la sabiduría.

La palabra “zen” significa más que solo meditación.

Los maestros en el arte de vivir son los encargados de canalizar al discípulo por este camino y de perfeccionar la forma de realizar la meditación y adoptar esta filosofía.

Los maestros explican que existen dos tipos de meditación. La meditación con Koan y la meditación de liberación del pensamiento. Ambas suelen llevar al individuo a un estado total de plenitud y concentración que le son beneficiosos en diversos ámbitos de su vida.


Tipos de meditación Zen

Los maestros son orientadores en cada proceso de meditación y en la filosofía zen. Cada alumno es uno de los multiplicadores de la filosofía.

Así esta se ha extendido mundialmente.

Los maestros señalan, que en la meditación con Koan, se utilizan acertijos o paradojas, que buscan incentivar una visión más profunda.

La meditación de liberación del pensamiento, es otra forma de meditación. Esta consiste en la respiración y la postura corporal en forma de loto.

El fin es liberarte de los pensamientos de una manera natural, sin forzarse a pensar en nada en absoluto. Solo los dejas fluir naturalmente.


Aspectos fundamentales de la meditación zen

Los maestros explican, que toda persona que practique esta meditación, deben enfocarse en buscar un cambio profundo. Deben buscar la percepción y la compresión verdadera del aquí y el ahora. Cuando se logra esto, eres libre.

El nacimiento y la muerte dejaran de inquietarte. Se debe tener confianza en uno mismo.

Busca el Buda interior: si quieres llegar a ser como un maestro zen, debes dejar de buscar fuera de ti.

Debes saber que la luz de tu estado de conciencia mora dentro de ti, y es la esencia del mismo Buda.

Los maestros zen insisten en que el individuo debe liberarse de ataduras emocionales. Los vínculos con la parte física, solo crean apegos a cosas superficiales. El verdadero poder radica en tu interior.


Beneficios de la meditación zen y técnicas para realizarlas

Son muchos los beneficios de la meditación zen. Los maestros zen nos muestran que la meditación nos puede llevar a estados profundos de concentración y liberación.

La meditación zen, incrementa el poder de concentración, libera al organismo de las enfermedades producidas por el estrés o ansiedad.

¡Descubre esta meditación guiada!


Aumenta los niveles de bienestar y genera pensamientos positivos con la meditación zen.

Para la realización de la meditación, los maestros zen nos enseñan que se debe usar ropa cómoda, ligera, en un ambiente tranquilo.

Este ambiente debe tener una luz y temperatura adecuada. En cuanto a la postura, los maestros orientan a utilizar la postura de “flor de loto” o la de “medio loto”.

Para ello lo importante es tener la espalda recta, para favorecer una buena respiración. Siempre con las palmas de las manos hacia arriba y abiertas.

Las técnicas de respiración son importantes (descubre algunas en nuestro canal de YouTube), cuente las inhalaciones y exhalaciones hasta diez, respire profundo y lentamente. Despréndase de los pensamiento de forma espontánea, sin luchar contra ellos.

El secreto de las meditaciones es su constancia, eso permitirá el éxito en alcanzar el estado de bienestar que tanto se busca.

Descubre cómo tener el zen en tu hogar

La actitud zen puedes proyectarla hacia cualquier parte de tu vida, incluso en el lugar más importante que tienes. ¡Tu hogar!

El zen es un estilo de vida basado en el budismo, que trae para ti la oportunidad de sumar a tu vida armonía y tranquilidad.

Dale claridad y armonía a tus espacios, llevando la actitud zen a la decoración de tu hogar.

Tu casa es tu templo donde habitas diariamente y es importante que tengas un buen ambiente donde descansar y convivir diariamente.

ideas para tener un hogar zen

Si has leído sobre la filosofía Zen y deseas incorporarla a tu día a día, que mejor forma de hacerlo que comenzar con nuestro hogar. Hoy te traemos algunas ideas para un hogar zen, lo cual te aportara beneficios a nivel físico y mental. Tendrás una mejor conexión contigo mismo y sentirás más paz.

En primer lugar vamos a decir que nos centraremos en vivir en el aquí y el ahora, a partir de esta premisa organizaremos nuestra vida y nuestro hogar. El Zen nos invita a vivir relajados y son estrés, para esto debemos configurar nuestros espacios a fin de facilitar los medios para vivir tranquilos.

Un hogar zen es una casa sencilla, donde todo está al alcance y podemos vivir sin perturbaciones.

Consejos para tener un hogar Zen

Comenzar a vivir según el estilo Zen podría ser el primer paso para comenzar a ser feliz. Si además de esto, incorporas ejercicios de yoga y Mindfulness los resultados serán aún más favorables.

Te presentamos una serie de sugerencias para que tu hogar sea tu refugio en el cual descansar y vivir la vida con tranquilidad sin tensiones y evitando molestias indeseables.

Mantén el orden (imprescindible)

Como te imaginaras el desorden no va en concordancia con los preceptos de la filosofía zen. Si deseas vivir con más tranquilidad debes mantener tus espacios drenados, elimina el caos y deshazte de los objetos que y no uses.

Debes enfocarte en ti y dejar a un lado ese materialismo voraz que nos impulsa a atiborrarnos de bienes que no necesitamos. Los estudios nos demuestran que las personas que viven en hogares limpios y ordenados manifiestan menores niveles de estrés y ansiedad.

Espacio para meditar

Por su puesto no podemos dejar de lado la meditación, una de las herramientas más poderosas para mantener la calma y vivir serenos. Como sabrás, puedes meditar en cualquier lugar, solo que debes esforzarte en que sea un lugar agradable a la vista, tranquilo y libre de distracciones.

Decoración sutil y elegante

Demás está decir que los objetos inútiles y con poco valor deben salir de tus espacios. Ahora te hacemos un llamado para que elijas los objetos de forma consiente evitando caer en los excesos.

cocina estilo zen

Buena iluminación

Procura una buena iluminación y deja entrar la luz natural tanto como sea posible. Recuerda que necesitamos buena luz para ser más productivos y cuidar la salud de la vista.

Elige tonos suaves

Los colores pasteles favorecen a iluminación y además van en concordancia con la filosofía zen. Debes procurar ambientes que evoquen paz y tranquilidad. Evita los colores estridentes y las combinaciones extravagantes.

Cocina impecable

La alimentación es uno de los factores más importantes para mantener una vida zen. Debes tener tu cocina perfectamente limpia y ordenada, y además mantenla llena de ingredientes naturales.

Los productos procesaos restan energía porque requieren mayor esfuerzo para ser digeridos y además aportan sustancias innecesarias al organismo. Elige alimentos saludables y frescos como verduras, cereales, legumbres y carnes magras de forma ocasional.

Aromas y aceites esenciales

Por su puesto, necesitamos que nuestra casa nos haga sentir seguros y serenos y que mejor que usar la aromaterapia. Te recomendamos los olores como bergamota, lavanda y manzanilla.

Decora con plantas

Además de procurar que entre la luz natural, las plantas también te ayudarán a generar un ambiente tranquilo y placentero. Ubica diferentes plantas en tus espacios tomando en cuenta sus características y adaptabilidad a los ambientes cerrados. Con las platas consigues mucha paz y una mayor oxigenación dentro del hogar.

Tecnología fuera de la habitación

Mantén todos los aparatos y pantallas fuera del dormitorio, recuerda que aunque estén apagados siguen generando cargas negativas que afectan el descanso.

Llevar una vida tranquila y vivir en un hogar zen es muy sencillo y trae innumerables beneficios. Intenta ir incorporando cada uno de estos hábitos a tu vida y configura tu casa de forma que te permita estar sereno y libre de los problemas provocados por el desorden y la falta de disciplina. Además no olvides practicar disciplinas ancestrales como el yoga y la meditación para alcanzar el equilibrio cuerpo mente y la anhelada felicidad.

Muchas veces entramos en ambientes donde nos sentimos recargados, porque el espacio es reducido y siempre las energías se acumulan. ¡No necesitas esto en tu hogar! tan solo con disponer de un espacio que te brinde tranquilidad y paz interna es suficiente.

Anímate a llevar una vida zen y disfrutar de sus beneficios. Consigue paz y armonía. Deja atrás es estrés y las preocupaciones y abre las puertas a un nuevo estilo mas sano y feliz.